BOLETÍN INFORMATIVO   4

la guerra en Irak - la guerra en Afganistán - la guerra en Palestina - la guerra en ...


The Brussells Tribunal
ABRIL DE 2010 Elige tu idioma:   FRANCAIS  NEDERLANDS ARABIC ENGLISH  info@brussellstribunal.org

SOLICITUD URGENTE: Para estar seguro de que usted recibe nuestro próximo boletín, por favor, pinche aquí para suscribirse. Puede indicar en qué idioma desea recibir el boletín.  Muchas gracias por su interés y solidaridad.

OCCUPATION YEAR 8
UN GOBIERNO DE SALVACION SOBRE LOS ASESINATOS PREMEDITADOS EL PROYECTO OCCIDENTAL ES UN FRACASO LAS MUJERES MAS VALIENTES EN AFGHANISTAN  APOYAR AL TRIBUNAL BRUSSELLS
ABDUL ILAH ALBAYATY

Abdul Ilah Albayaty

 

LOS IRAQUÍES PUEDEN Y DEBEN PROCLAMAR

        UN GOBIERNO DE SALVACIÓN            

ANTI OCCUMATION NETWORK

Obama ha optado en Iraq por mantener la maquinaria criminal contra la sociedad. Sólo una ruptura con el proceso político puede salvar a Iraq y a su pueblo, afirma Abdul Ilah Albayaty

Mientras que todos los observadores, Naciones Unidas, las instituciones y organismos internacionales, los partidos y movimientos árabes e internacionales, así como los iraquíes fuera de la alianza que está en el poder en Iraq, señalaron y alertaron a la comunidad internacional, a Naciones Unidas, a los miembros de la Liga Árabe y a los movimientos internacionales y árabes sobre la trágica situación de los iraquíes bajo la ocupación y sobre la desintegración colapso de los medios de vida para llevar una existencia normal o esperar tenerla en el futuro de mantenerse las condiciones creadas por la invasión de EE.UU., el gobierno de al-Maliki, apoyado por  EE.UU., por los dirigentes kurdos y por los partidos sectarios pro-iraníes, han mantenido su política de represión generalizada, de corrupción generalizada, de falsificación generalizada de los hechos y de mentiras generalizadas como justificación.

El plan inicial de la destrucción de Iraq y su división en tres entidades dependientes de una alianza entre los separatistas kurdos, los fascistas religiosos iraníes, y los servicios secretos israelíes actuando en la sombra, fue en sí mismo una maquinaria criminal contraria a todas las obligaciones de la ocupación según la legalidad internacional. A medida que el ejército iraquí, y con él el pueblo iraquí, resistió a la ocupación, ésta y sus aliados se involucraron en acciones genocidas que resultaron desastrosas no sólo para los iraquíes sino también para EE.UU., para los países vecinos de Iraq, para la economía internacional y las relaciones internacionales y para las reglas y las leyes.

Lo que se denomina “proceso político” fue diseñado para lograr esta división de Iraq. Pero todos aquellos que conocen la política de la región han entendido desde el principio que la destrucción de la identidad árabo-musulmana de Iraq y su división entre chiíes, sunníes y kurdos ha sido un espejismo tras el que EE.UU. corría y cuyo resultado ha sido el fracaso estadounidense. Correr tras este espejismo ha provocado siete años de muerte constante, de destrucción y de terrorismo en Iraq, y siete años de fracaso estadounidense en la lucha contra el pueblo iraquí y su resistencia. Una sangría en vidas para Iraq y para EE.UU. en dinero. EE.UU. no ha obtenido nada más que la vergüenza, una crisis económica, la muerte injustificable de sus hijos, ser el protagonista de una agresión imperdonable, el derrumbe de su imagen, y una desconfianza general hacia sus valores y sus políticas.

Sí, EE.UU. consiguió destruir Iraq, pero tener éxito en la construcción de un nuevo Iraq basado en tres entidades semi-independientes es una tarea imposible que los estrategas estadounidenses crearon para ellos y para Israel. Iraq es indivisible. El pueblo iraquí, su identidad, sus intereses y su voluntad, así como la realidad geopolítica de la región no permiten la división de Iraq. Después de siete años de fracasos, en lugar de negociar con la resistencia y con las fuerzas antiocupación, que están al margen del proceso político promovido por EE.UU. para establecer la paz y las condiciones de la retirada, y para devolver Iraq a su pueblo a fin de que los iraquíes reconstruyan su país, su sociedad y la vida, el gobierno de Obama ha decidido reactivar el fracasado proceso político a través de la farsa de las elecciones.

Con  Obama, EE.UU. —el primer responsable de la trágica situación en Iraq— presentó las elecciones iraquíes como el remedio a los problemas que él mismo creó y ha mantenido. En realidad, las normas que rigen el proceso político, la represión y la marginación de todos los opositores, además del desplazamiento forzoso de la mayoría de la clase media fuera del país, hicieron de las elecciones una mera representación cuyo objetivo es que el proceso político se reproduzca a sí mismo para que EE.UU. pueda prolongar su control de Iraq al tiempo que se exculpa de su responsabilidad por la trágica situación iraquí. Un día de elecciones no tiene nada que ver con la atormentada vida cotidiana de los iraquíes.

 Para los estadounidenses, la firma por parte del gobierno de al-Maliki del Acuerdo de Seguridad y los contratos petroleros, los libera de tener que preocuparse sobre quién está en el poder en Iraq, de cómo gobierna y para qué, siempre y cuando siga cumpliendo su propio plan. Como todos estos acuerdos son jurídicamente nulos de pleno derecho, a pesar de las retóricas declaraciones sobre la retirada de las fuerzas de combate, EE.UU. planea mantener hasta 50.000 soldados estacionados en Iraq junto con miles de fuerzas especiales y más de 100.000 mercenarios que operan bajo su mando. EE.UU. también tendrá a su disposición las fuerzas integradas en el proceso político, dirigidas por  ladrones, señores de la guerra, y títeres, que aseguren que no puede existir ninguna fuerza contraria a EE.UU. sin que sea inmediatamente eliminada por otros o directamente por el resto de unidades de EE.UU. o de sus fuerzas especiales. A EE.UU. no le preocupa que las fuerzas implicadas en el proceso político se enfrenten entre sí siempre y cuando todas estén, y lo están, contra la construcción de un Estado realmente unificado para los iraquíes o contra la ocupación.

 No hay nada más claro en esta estrategia que el discurso en Washington del embajador Hill. Todos los candidatos en las últimas elecciones, incluyendo Allawi, están de acuerdo. Si se diferencian es en la parte del pastel de poder que les toca: Irán y sus colaboradores se niegan a integrar a los suníes en el proceso político; los kurdos no quieren que los árabes se unan y quieren integrar Kirkut bajo su hegemonía, en el norte; Allawi y muchos con él están hartos del sectarismo y del fascismo religioso, pero está con la invasión y de acuerdo con una desbacificación más suave, y al-Maliki quiere ser primer ministro elegido o por la fuerza. Al parecer, el resultado de las elecciones falsificadas sirve al plan de EE.UU. El Parlamento está tan dividido como antes y el futuro gobierno es y será tan débil como antes.

 Hay dos aspectos que pondrían en peligro y perturbarían los complacientes planes de EE.UU. Como EE.UU. no hizo nada para cambiar la trágica situación en Iraq, al dar el trabajo sucio de la represión, la corrupción y la mentira a sus aliados locales, ahora estos se niegan a cualquier cambio. Utilizan todos los medios legales e ilegales y acciones, lo que incluye asesinatos, detenciones, deportaciones y actos de terrorismo, para que el poder siga en manos de una alianza de los dos partidos kurdos y dos partidos chiíes. La “espera” de los kurdos, las intervenciones de Irán, la renovada violencia sectaria, las amenazas de al-Maliki de no reconocer los resultados de las elecciones, van en esa dirección.

 El segundo peligro para los planes de EE.UU. es la posición a las elecciones de la resistencia popular y de las fuerzas anti-ocupación. En tanto que movimientos políticos, ninguno presentó una lista o candidatos oficiales, deslegitimando con ello las elecciones. Ni el Partido Baaz, ni la Conferencia Fundacional Iraquí, ni la Asociación de Ulemas Musulmanes de Iraq, ni los izquierdistas contra la ocupación participaron. Pero ofrecieron a sus partidarios plena libertad para boicotearlas o para votar en función de la situación local. Si analizamos el número de votos por cada lista y en qué punto ganaron, podemos ver que el proyecto antiocupación de un Iraq unificado ha logrado demostrar que es la primera fuerza política en Iraq.

 La votación en Kirkuk, Mosul, Diyala o Saladín ha demostrado que los planes expansionistas kurdos no tienen el apoyo de la población afectada. Los partidos eminentemente religiosos que anhelan un Estado confesional, a pesar de los siete años de haber estado utilizando el poder en su propio beneficio con la ayuda de EE.UU., han obtenido menos  de 2,5 millones de los 12 millones de votantes. Los que apoyan la división de Iraq en entidades chiíes, sunníes y kurdas, es decir, el Acuerdo Nacional Iraquí (ANI) y la Alianza Kurda, no superaron un quinto de los votantes. Cabe mencionar que los seguidores de as-Sáder —que forman parte de ANI— se presentan a sí mismos como contrarios a la división de Iraq.

 El número de electores que aceptan la hegemonía iraní en Iraq es muy bajo. El ANI, que es el principal aliado de EE.UU., ha obtenido menos de dos millones de votos de los 18 millones de votantes y de los 12 millones que votaron. Quizá podríamos añadirle la mitad de los obtenidos por la lista de al-Maliki en caso de que la lista de al-Maliki se desintegre. Sin embargo, al-Maliki, una creación estadounidense, se presentó a sí mismo como alguien que rechaza el dictado de Irán. Vamos a ver qué pasa con su lista ahora que ha perdido el poder.

 La situación coloca a Iraq en una encrucijada decisivo. Una posibilidad es que el pueblo iraquí experimente otros cuatro sangrientos años tras los siete últimos. La segunda posibilidad es que por respeto a la voluntad de Iraq, los iraquíes consigan un poco de descanso y seguridad suficiente para empezar a construir un Estado laico y unificado de nuevo. Las elecciones han demostrado que la salvación no vendrá del del proceso político y que la resistencia armada, que es el legítimo ejército iraquí, junto con los que boicotearon, los que votaron por Allawi y por otras listas que desean un cambio y un Estado laico, los refugiados, la mayoría de los profesionales de las clases medias, los kurdos no separatistas que están fuera de los partidos de gobierno, los turcomanos, los pobres que votaron por los saderistas, los cristianos, los yazidíes, todos los intelectuales honrados de Iraq, representan a un pueblo para un gobierno de salvación que puede reconstruir un Iraq independiente, democrático y unificado. Es deber de las Naciones Unidas, de la Liga Árabe, de los vecinos de Iraq y de los progresistas iraquíes facilitar su nacimiento.

Cuando los iraquíes luchan por la paz, la estabilidad y la democracia mediante la resistencia y buscan una forma de reconstruir su Estado soberano sobre la base de la igualdad de los ciudadanos, están defendiendo  los intereses de los vecinos de Iraq, incluido Irán, al conjunto del mundo árabe, a todos los pueblos, países y fuerzas que desean poner fin a las guerras y a la violencia; están defendiendo el fin de la hegemonía occidental en los asuntos internacionales, cuya primera víctima es siempre el Tercer Mundo, y el fin de las  relaciones basadas en la fuerza y en la explotación. Iraq está al frente de la batalla por un mundo mejor.                                                 Arriba de la página

  Abdul Ilah Albayaty es escrito, analista político iraquí, y miembro del Comité Ejecutivo del Tribunal BRussells  
                                                                                                                                                                                      

El Tribunal BRussells es

una red internacional de intelectuales, artistas y activistas que denuncian la lógica de guerra permanente promovida por el gobierno estadounidense y sus aliados, lo que afecta al futuro de una región concreta: Oriente Próximo. El Tribunal BRussells se inició con un tribunal popular contra el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense y su papel en la invasión ilegal contra Iraq, y desde entonces ha continuado con su labor. El Tribunal BRussells pretende ser un puente entre la resistencia intelectual en el mundo árabe y los movimientos pacifistas de Occidente. 

 

SI LO DESEAS, PUEDES APOYAR AL TRIBUNAL BRUSSELLS

El Tribunal BRussells está formado enteramente por voluntarios, pero tiene gastos tales como teléfono, mantenimiento de la web, gastos de envíos por correo, subscripciones, contactos internacionales, etc., etc., etc. El Tribunal BRussells cuenta con tu apoyo para seguir siendo independiente y continuar con el trabajo que desarrolla. Puedes apoyarnos económicamente con tu donación. Pincha aquí para hacer tu donación ahora mismo. También puedes realizar una transferencia a la cuenta corriente del Tribunal BRussells: 132-5251479-37 (IBAN: BE35 1325 2514 7937 – BIC: BNAGBEBB) con el concepto: "miembro de apoyo 2010" o "miembro honorario 2010" Te conviertes en miembro de apoyo en 2010 al hacer una donación de un mínimo de 50€. Te conviertes en miembro honorario de apoyo en 2010 al hacer una donación de un mínimo de 1000€.

Arriba de la página

cultural cleansing in Iraq

Puede solicitar un ejemplar de CULTURAL CLEANSING IN IRAQ aquí con un descuento del 10% (oferta no disponible para Estados Unidos, Canadá y Australia)

 

COLABORA CON ESTE BOLETÍN

El Tribunal BRussells necesita voluntarios para la traducción de artículos: inglés-alemán-francés-árabe-español-alemán. Si deseas contribuir, por favor, contacta con nosotros: newsletter@brussellstribunal.org

 

SU OPINION                      Envíe sus comentarios a       newsletter@brussellstribunal.org

 
REFLEXIONES

 CULTURAL CLEANSING IN IRAQ - presentación del libro: Les Halles - Bruselas - marzo 2010

 

 

 

 

 

 

STATE ENDING: FIN DE LA GUERRE

ALOCUCIÓN

de Roger van Zwanenberg, presidente y editor de Pluto Press, con motivo de la presentación del libro, que tuvo lugar el 20 de marzo de 2010 a las 20h en Les Halles, Bruselas.

Cultural Cleansing in Iraq [Limpieza Cultural en Iraq] es uno de esos libros de cuya publicación me siento orgulloso. Pluto ofrece  explicaciones radicales de los acontecimientos más importantes de nuestro tiempo. La invasión de Iraq fue uno de esos acontecimientos.

Me curtí como joven académico en el estudio de la historia colonial de África oriental. Preguntaba a mis alumnos por qué Reino Unido había invadido su país. 

REFLEXIONES SOBRE LOS ASESINATOS PREMEDITADOS DE ACADÉMICOS EN EL SÉPTIMO ANIVERSARIO DE LA GUERRA CONTRA IRAQ.

Al aproximarse el aniversario de la guerra en Iraq, recuerdo lo que escribí hace siete años, que esa invasión ilegal no tuvo nada que ver con la guerra contra el terrorismo, fue planeada con mucha antelación, y tampoco tenía que ver con llevar la democracia sino con la destrucción de Iraq. Me insultaron abiertamente por decirlo. En el mejor de los casos se me consideró entrañable o patético por mi rabia aunque no a nivel de la política internacional.

Mientras me dispongo a preparar la noche para este séptimo aniversario del 20 de marzo estoy leyendo un libro: CULTURAL CLEANSING IN IRAQ. Why museums were looted, libraries burned and academics murdered (Limpieza cultural en Iraq: Por qué saquearon los museos, quemaron las bibliotecas y asesinaron a  los académicos). La tesis básica, se crea o no, es que el propósito de la guerra fue, desde el inicio, la destrucción del Estado iraquí. Pero hay más: los autores argumentan que la limpieza cultural, la tolerancia ante el saqueo de los museos, la quema de las bibliotecas y el asesinato de los académicos fue parte de la estrategia de la guerra. Destruir un Estado quedará sin duda establecido como concepto, junto con el de genocidio y sus derivados, tales como urbicidio (destrucción de las ciudades), sociocidio (destrucción del tejido social) y memoricidio (destrucción de la memoria colectiva). Así lo esperamos porque, por desgracia, estos conceptos y su interdependencia no sólo se aplican a Iraq.

El saqueo de los museos tuvo una gran cobertura mediática, aunque los artículos de prensa no responsabilizaron a las potencias ocupantes, según estipula la legislación internacional, ni se identificó como una estrategia de memoricidio. Por el contrario, en todos estos años ha reinado un silencio ensordecedor sobre los centenares de académicos que han sido víctimas de asesinatos selectivos. Curioso. En los primeros tres meses de la ocupación, se asesinó a 250 académicos. El Tribunal BRussells maneja en la actualidad un listado de 437 bajas, una lista que sirve de referencia mundial. Debido a que los profesores que documentaron estos asesinatos y desapariciones han sido asesinados o han abandonado el país, cada vez resulta más difícil mantener la lista actualizada.

Según el Christian Science Monitor, en junio de 2006 el total de académicos asesinado, secuestrados o expulsados del país era de 2.500. Nadie sabe cuántos han sido asesinados hasta hoy. Lo que sí sabemos es que han amenazado a miles —a menudo mediante sobres con balas— y han huido. Junto con los académicos, también han sido objeto de intimidación, secuestros o asesinatos profesionales de los medios de comunicación, médicos, ingenieros y dirigentes espirituales.

Es importante saber que, en el caso de los académicos, no se trata de crímenes sectarios, porque las estadísticas demuestran que no hay un patrón en los asesinatos. Sin embargo, particularmente los catedráticos en puestos relevantes han sido los objetivos, no sólo miembros del partido Baaz.

Estos asesinatos no han sino nunca investigados ni se ha hallado a los culpables y, desde luego, no se los ha juzgado. ¿Cómo es posible? Tal vez porque tanto los ocupantes como los nuevos gobernantes de Iraq consideraron que no era importante o, tal vez, porque los escuadrones de la muerte forman parte de la estrategia, como ya ocurrió con anterioridad en El Salvador. Eso es lo que afirma el libro: que el asesinato de académicos era y es parte de la "Opción El Salvador” para Iraq.

¿La conclusión de los autores? Que el objetivo era liquidar a la clase intelectual que debía, de manera natural, fundar las bases para el nuevo Estado democrático. Así de siniestro. Tanto, que es difícil de creer. Y sin embargo, es cierto: la eliminación de los académicos y de otros profesionales de las clases medias sirvió al primer y más importante objetivo de la guerra: la destrucción del Estado iraquí. "Fin del Estado” en lugar de "Construcción nacional". Según los editores del libro, este objetivo de la guerra fue una decisión en la que intervinieron tres elementos: los neoconservadores, que querían bases permanentes en una estrategia geográfica de dominación militar; el Estado de Israel, que no quería un Estado poderoso a su espalda; y la industria del petróleo, que quería meter baza en una de las reservas de crudo más importantes del mundo. Esto también lo escribí hace siete años. Ahora está aquí, escrito en un libro, con muchas notas a pie, bien documentado y publicado por una editorial de renombre internacional: Pluto Press. Quizá finalmente el mundo empiece a darse cuenta de la verdad.

Estaría bien que la comunidad académica internacional protestara, pero no será suficiente con un minuto de silencio por sus colegas asesinados. Porque, y esto es lo que lo hace tan abrumador, todo esto es sólo la punta del iceberg: los niños que nacen con graves deformaciones por el uso de fósforo blanco y uranio empobrecido, la falta de agua potable, electricidad y atención sanitaria; la destrucción del sistema educativo, que se traduce en una generación perdida; los 1,2 millones de muertos y los cinco millones de refugiados. Todos estos hechos combinados hacen de la guerra de Iraq el mayor crimen de guerra y la mayor catástrofe humana cometida por el hombre en décadas. Y sigue. Hay pocas o ninguna esperanza de mejora, sobre todo después de las recientes elecciones. Añádase a esto el sinnúmero de explosiones de bombas y la desintegración sectarias del país y tendrán una imagen del infierno.

Y nosotros, todos, miramos cada vez más a otro lado ¿por qué estamos hartos y cansados de Iraq después de siete años? Me deja un amargo sabor de boca comprobar que mi tesis sobre la destrucción de Iraq, que tantos consideraron absurda, era correcta. Incluso Bush tenía razón cuando dio su famoso espectáculo en la cubierta del portaaviones estadounidense Lincoln el primero de mayo de 2003: “Misión cumplida”. Iraq, de hecho, está destruido. ¡Feliz cumpleaños, señor presidente! Sí, Obama, tu quoque.                        Arriba de la página 

Lieven De Cauter Lieven De Cauter, filósofo belga, es el presidente del Tribunal BRussells

Intentaba que fueran más allá de los mitos populares y que explicasen en profundidad por qué se produjo esa invasión. Eso ocurrió en la década de 1970. Más tarde, cuando empecé a publicar libros, nunca pensé que las grandes potencias de la época, EE.UU. y sus seguidores, Reino Unidos y ahora la OTAN, se movilizarían para colonizar de nuevo.

La colonización ha sido siempre un negocio sucio, brutal, y la versión del siglo XXI ha demostrado que este aspecto de la violencia occidental del siglo XIX y principios del XX no ha cambiado. Nuestros periódicos e Internet hacen que buena parte de la conducta verdaderamente brutal no se oculte durante mucho tiempo. En la versión anterior de la colonización, la información tardaba muchos meses en salir a la luz. Así, el mundo ha tenido conocimiento de la tortura sistemática de prisioneros y de los millones de refugiados, y nos enteramos de los acontecimientos a medida que suceden.

Pero, ¿cómo dar sentido a lo que ha sucedido? Nuestros amos de Washington o Londres no quieren que sepamos lo que piensan. A Iraq lo han envuelto con palabras dulce, pero tenemos que considerar a nuestros dirigentes como traficantes de guerra y criminales, y mucha gente de a pie así los considera. Pero aún así no vemos las pautas, no entendemos su forma de pensar, ni comprendemos sus metas ni sus propósitos.

Cultural Cleansing in Iraq consigue llenar ese vacío como ningún otro libro que yo conozca. Lo que este libro demuestra es la decisión —que ya estaba en los intersticios del gobierno de EE.UU.— de destruir la antigua sociedad iraquí por completo. El objetivo de los invasores no fue únicamente derrocar a Sadam Husein; eso no fue más que algo secundario. No, el propósito era destruir la estructura y el pueblo, la intelectualidad y las clases medias. De hecho, en Iraq emergió de forma vigorosa una sociedad madura y urbana. Al igual que en el pasado los invasores merodeaban y quemaban ciudades, los invasores modernos han llevado a cabo su equivalente en Iraq.

Cultural Cleansing in Iraq demuestra esto con sus más espantosos detalles. Y por eso estoy contento y orgulloso de que Raymond Baker y Tareq Ismael hayan elegido a Pluto para publicarlo. Y, por supuesto, todos estamos agradecidos por la labor fundamental del B
Russells Tribunal por dar a conocer en directo este terrible suceso de nuestro tiempo.

Dr. Roger van Zwanenberg
Presidente y Editor de Pluto Press

Cultural Cleansing in Iraq (Limpieza cultural en Iraq): Porqué saquearon los museos, quemaron las bibliotecas quemadas y asesinaron a los académicos - Editado por Raymond W. Baker, Shereen T. Ismael and Tareq Y. Ismael

FAILED


EL PROYECTO OCCIDENTAL PARA IRAQ ES UN FRACASO



Gie Goris entrevista a

HANA AL BAYATY

Hana Al Bayaty

Hana Al-Bayaty es directora de cine y articulista del periódico egipcio Al Ahram. Vivió en Bruselas y se incorporó al Tribunal BRussels cuando se inició la invasión estadounidense. Actualmente vive en el Cairo. Gie Goris (Mondiaal Nieuws) conoció a Al Bayati con motivo de la publicación del libro Cultural Cleasing in Iraq- Why museums were looted, libraries burned and academics murdererd.

Gie Goris [P]: Este libro demuestra que el único objetivo de la guerra de Iraq era destruir el país.

Hana Al Bayaty [R]: Creo que el proyecto de destruir Iraq se inició en la década de los 90 (del siglo XX) con las sanciones impuestas contra el país, cuyo único objetivo era desmantelar Iraq, pero puesto que aquello no funcionó, decidieron invadir Iraq. No es un proceso que se inicia en 2003. En los años 90 (del siglo XX), el norte de Iraq (kurdo en su mayoría) recibía un trato preferencial, cuyo objetivo era la división del país. La finalidad de la invasión era primero destruir la institución del Estado y después aniquilar el aparato del Estado. Por lo tanto, la ocupación introdujo el sectarismo. Con anterioridad, los iraquíes jamás se habían identificado a sí mismos como shiíes o sunnies sino como nacionalistas, comunistas y a menor escala como islamistas. Incluso el Partido del Baaz, el partido de Sadam Huseín —al que se le puede culpar de muchas cosas— no era sectario.

[P]: En el pasado, Iraq era un socio de occidente, ¿por qué la invasión?

[R]: Hay más de una razón. La idea de dominar Iraq y otros países árabes surge de la amenaza que estos representan para Israel. Además, Iraq era un país rico y siembre había estado en el cruce de caminos entre Europa y China o Turquía y El Golfo o entre Irán y Egipto. Naturalmente, quien controle estas rutas es quien posee la mayor influencia en el mercado mundial. Estados Unidos quería este control y, por lo tanto, era lógico empezar por Iraq. Otra razón es la prosperidad de Iraq y la gran oportunidad que tenía de convertirse en una democracia real.

[P]: ¿Había posibilidad de democracia con Sadam Huseín?

[R]: Había una gran clase media profesional; el gobierno nacionalizó el petróleo, invirtió en educación y sanidad; tenía un ejército poderoso. Se daban todas las condiciones para que Iraq se convirtiera en el país líder del mundo árabe. En cualquier caso, debería haberse producido una transición. Como ejemplo está la mejora de situación de la mujer en Iraq, que disfrutaba de la mayor libertad de la región. El error de Iraq fue nacionalizar el petróleo. Esta es la razón verdadera por la que Occidente destruyó Iraq. No tuvo nada que ver con Sadam Huseín. Cuando Sadam se convirtió en presidente, a mucha gente le gustaba su partido, el Partido Árabe Socialista del Baaz, especialmente porque el Partido Comunista decidió seguir la línea de la antigua Unión Soviética y reconocer a Israel. El pueblo iraquí vio este gesto como una traición y apoyó al Partido del Baaz, coalición de partidos izquierdistas y no por que estuvieran a favor o en contra de Estados Unidos.

[P]: ¿No fue Sadam, al menos de forma parcial, responsable de la caída de Iraq?

[R]: Todo empezó cuando Sadam inició una purga en su propio partido, y eso sin olvidarnos de Kuwait. Hace poco, la parte más ortodoxa del Partido Baaz, reconoció que eso fue un error. Además de todo esto, las opiniones sobre la guerra Irán-Iraq (1980-1988) aún están divididas. Irán e Iraq han estado en conflicto durante siglos. Desde el momento en el que se produjo la Revolución Islámica en Irán el mayor problema fueron las ansias de Irán de traspasar sus fronteras y no reconocer la soberanía de los Estados. Este hecho supuso un gran problema para Iraq que posee una amplia comunidad chíí. Afortunadamente, Iraq es un país laico por tradición y la comunidad chií en Iraq luchó junto al resto de los iraquíes durante los ocho años que duró la guerra contra Irán. Incluso durante las últimas elecciones los iraquíes demostraron que eran en su mayoría laicos.

[P]: Pero se produjo un grave problema entre los kurdos y los árabes, entre los pueblos del Sur y la élite cercana a Sadam Huseín.

[R]: En la década de los 90 del siglo pasado, los poderes occidentales entrenaban milicias en el norte del país porque estaban preparando la invasión de Iraq porque, de este modo, esperaban además provocar el levantamiento de la población pro occidental. Nunca tomaron en consideración la larga historia de movimientos nacionalistas en Iraq, que jamás amenazaron la unidad de Iraq. No se puede comparar Iraq con Yugoslavia sencillamente porque Iraq ha estado unido durante un largo período de tiempo y jamás ha sido un Estado federal como Yugoslavia. Quizás haya necesidad de descentralización de mayor democracia local.

Iraq es el heredero de distintas civilizaciones; su sociedad es una sociedad antigua con muchas diferencias y capas. Tras la invasión, las milicias, auspiciadas por los ocupantes, instauraron la violencia y quisieron destruir todo lo que conformaba la unidad del pueblo iraquí. Destruyeron sus símbolos y asesinaron a sus intelectuales. Estados Unidos destruyó el ejército nacional y creó un nuevo ejército basado en las milicias, que en realidad se oponen a la unidad de Iraq puesto que creen en el federalismo o en cierta autonomía. Ninguna de ellas representa la idea de un Iraq unido.

[P]: La división de Iraq no se ha producido, ¿fracasó la misión de Estados Unidos?

[R]: No creo que la ocupación esperara demasiada resistencia; fueron muy violentos y el resultado a día de hoy es una cifra que se calcula en dos millones de muertos y cinco millones de desplazados. Si el objetivo de la ocupación era privatizar el sector petrolero otra vez, entonces sí, han fracasado. Si su objetivo era convertir a Iraq en un Estado federal débil, entonces también han fracasado. Los medios occidentales hablan de que la situación de Iraq es más estable que antes, que la resistencia ya no existe, pero esto no es cierto. Los ataques contra el gobierno y la ocupación han disminuido pero es simplemente una cuestión de estrategia y de tiempos. Cuando los ataques empezaron a disminuir fue al final de la era de Bush, en las elecciones estadounidenses y durante los primeros meses del mandato de Obama y en esos momentos no había razón para sacrificar a miembros de la resistencia porque ello no hubiera producido ningún cambio en la política estadounidense en Iraq.

[P]: ¿La resistencia es iraquí? ¿Cuál es la importancia de los elementos extranjeros en ella?

[R]: La participación extranjera es para reírse. Incluso el ejército estadounidense afirma que únicamente el 2% de los combatientes son extranjeros. Es la misma situación que en Afganistán. Desgraciadamente, la solidaridad internacional no ha jugado un papel en apoyar el movimiento de la resistencia.

[P]: Veinte años después de la Guerra del Golfo y siete años desde la invasión anglo-estadounidense, ¿hay todavía esperanza de futuro? ¿Cómo se ve ese futuro?

[R]: Todo puede mejorar en cuanto termine la ocupación y todas las tropas extranjeras abandonen el suelo de Iraq. El actual gobierno tiene que ser reemplazado por un gobierno interino y celebrar unas elecciones libres. El gobierno interino se deberá crear contando con la resistencia y otros patriotas. Por ejemplo, durante las últimas elecciones celebradas, el movimiento antiocupación dio su apoyo a la coalición formada en torno a Ayad Allawi. Esto demostró que no todos los grupos o no todos los individuos tienen que provenir del núcleo duro de la resistencia.

Además, necesitamos unas relaciones estables con nuestros vecinos. Últimamente, a medida que estos países interferían más y más en Iraq, empezaron a convertirse en una amenaza real para la seguridad de Iraq. Especialmente Irán, pero además Turquía o Arabia Saudí están jugando con fuego. Esto puede llevar a más enfrentamientos y esto es lo último que necesita Iraq.

Fuente: MO*magazine                                                                                                                                                                                                        Arriba de la página

aFGHANISTAN


LAS MUJERES MÁS VALIENTES EN AFGANISTÁN
ENTREVISTA CON
MALALAI JOYA





















 

BRUSELAS - La autobiografía de la joven activista por los derechos humanos y política afgana Malalai Joya es un grito de ira. Ha sobrevivido a cinco ataques y vive en la clandestinidad en Kabul. Sin embargo, mantiene la esperanza. “Que cesen los ataques y que no se dé más ayuda a los señores de la guerra. Sólo entonces los demócratas se atreverán a levantar su voz”. - Entrevista: Christophe Callewaert,  De Wereld Morgen

Malalai Joya tiene aspecto de cansada al estrecharme la mano en un hotel de Bruselas. Cuesta creer que esta mujer pequeña y frágil sea el máximo objetivo de todos los extremistas de Afganistán. Desde que se expresó libremente en 2003 en la Loya Jirga —la gran reunión de líderes tribales para elaborar un borrador de la Constitución—  se ha convertido, en expresión de sus enemigos, en “una muerta en vida”. Ya ha sobrevivido a cinco ataques. Una vez contempló cómo estallaba una bomba antes de tiempo y cómo el puente por el que había pasado conduciendo volaba poco después. Sin embargo, permanece en Afganistán.

Malalai Joya: “Vivo en Kabul pero lamentablemente no llevo una vida normal. Me traslado de una vivienda segura a otra. No me quedo más que unos días en la misma casa. No dispongo de oficina alguna en la que pueda recibir a la gente. Incluso llevo guardaespaldas pero sigue siendo demasiado peligroso. Ahora que he escrito este libro, las amenazas de los extremistas aumentarán aún más. Saben que nunca alcanzaremos un acuerdo de compromiso y por eso quieren eliminarme. Pero hago todo lo posible por evitarlo”.

Christophe Callewaert [P]: ¿Aún puede dedicarse a la política?

Malalai Joya: A menudo recibo invitaciones desde las provincias más lejanas o para participar en actividades públicas en Kabul pero es demasiado peligroso. Mi vida es clandestina. Recibo a algunas personas en lugares secretos pero no puedo permanecer en ellos más de tres horas. Si mis enemigos quieren silenciarme logran todo lo contrario. Con cada amenaza muestran su debilidad política.

“Mi situación despierta la conciencia de todo el mundo”, añade Malalai Joya. “Bajo los talibanes aún podía enseñar a las niñas jóvenes en secreto. Ahora no puedo ir a ninguna parte, ni siquiera con guardaespaldas. Esa es la prueba de que toda esta guerra contra el terror es una broma. La liberación de la mujer, al parecer, no fue más que una buena excusa para invadir nuestro país”.

El mundo supo de Malalai Joya en diciembre de 2003. Fue elegida como representante en la Loya Jirga para redactar una nueva Constitución. Malalai Joya tenía sólo 25 años pero gozaba de gran fama como directora de Salud. Nueve años antes, había regresado a Afganistán desde los campamentos de refugiados en Pakistán, donde creció. Siendo todavía adolescente durante el régimen talibán, daba clases en secreto a niñas y mujeres.

[P]: En su primer discurso en la Loya Jirga arremetió duro contra algunos asistentes. ¿Por qué estaba tan enojada?

Malalai Joya: “Me sorprendió ver a todos esos criminales de guerra en la reunión. Obviamente me temía que la Loya Jirga no sería más que una tapadera de la ocupación de EE.UU. Pero lo que vi era peor de lo que podía imaginar. Para mí quedó claro que EE.UU. y sus aliados se han limitado a sustituir a los talibanes por los señores de la guerra afganos, los terroristas que comenzaron la guerra civil tras la retirada de la Unión Soviética”.

[P]:¿Quiénes son esos señores de la guerra?

Malalai Joya: “Los señores de la guerra recibieron millones de dólares de la CIA y de la ISI [los servicios de inteligencia pakistaníes] durante la Guerra Fría. En aquellos días, en realidad no estaban familiarizados con mi pueblo. Todo el mundo, incluyendo a los intelectuales y a los partidos progresistas lucharon entonces contra la ocupación rusa. Pero una vez que la Unión Soviética dejó Afganistán mostraron su verdadero rostro. Hekmatyar, Massud, Hatim, Rashid Dostum… todos esos títeres de EE.UU. cometieron crímenes terribles”.

 “Se piensa que todo empezó con los talibanes pero es mentira. Las atrocidades se iniciaron con los señores de la guerra. En el nombre del Islam suprimieron los derechos de las mujeres. Incluso las jóvenes resultaban inseguras para esos violadores. Saquearon museos. Quemaron librerías. Asesinaron a más de 65.000 personas. Pusieron clavos en las cabezas de los opositores. Cortaron pechos de mujeres”.

Pero lo peor fue que podrían haber destruido nuestra unidad nacional. Todos luchaban en nombre de un grupo étnico. Fue tan nefasto que hasta mi pueblo se sintió aliviado cuando los taliban pusieron fin al imperio de los señores de la guerra en 1996. Sin embargo, eso no duró mucho. De nuevo, llegó al poder una banda de asesinos. En 2001, cuando los taliban fueron expulsados, hubo de nuevo un momento de esperanza.  Pero esas esperanzas fueron enterradas rápidamente. Se declaró el 28 de abril Día de la Victoria Muyahidin [el día en que comenzó la guerra civil en 1992, ed.] cuando debería ser un día de luto nacional para todos los afganos”.

 [P]: Llama usted a Ahmed Shah Massud señor de la guerra. ¿No es el héroe nacional de Afganistán?

Malalai Joya: "Massud es un buen ejemplo de cómo el “terrorista” de ayer es el “héroe” de hoy para EE.UU. En Afganistán llamamos a este héroe “el carnicero de Kabul” por tantas matanzas como cometió y tantos estragos como creó. En Kabul hay una calle que lleva su nombre pero nadie lo utiliza por lo odiado que resulta. La CIA y el Gobierno francés nos empujan a aceptar a Massud como un héroe pero los héroes crecen en los corazones de la gente, no se crean en despachos extranjeros”.

 [P]:¿No debería darles una oportunidad? Tal vez  mostrarían remordimientos

Malalai Joya: “Ocho años fueron suficientes para saber cómo se ocupaban de los derechos de mi pueblo. Cuando los taliban tomaron el poder, los señores de la guerra pasaron a la clandestinidad. Con los millones de dólares que recibieron de la CIA se escondieron en  cuevas. Después del 11-S salieron y fueron nuevamente lobos aunque, esta vez, vestidos con piel de cordero”.

“Ahora incluso están dispuestos a negociar con los taliban. En realidad ni siquiera tienen un problema entre ellos. Algunos lo relacionan con Sudáfrica: Mandela también estrechó las manos de sus oponentes. Sí, hay víctimas que perdonan a sus verdugos. Pero en Afganistán es el terrorista quien se da la mano con otro terrorista”.

[P]: En 2005, fue elegida en el parlamento. Dos años más tarde fue suspendida porque supuestamente ofendió a los miembros del parlamento. Exigieron disculpas por su parte. ¿Por qué no se disculpó?

Malalai Joya: “En Afganistán impera la ley de la selva. ¿Es tan malo que compare el parlamento con un zoológico? Vale, todos los miembros del parlamento caminan sobre dos piernas pero los señores de la guerra que se encuentran entre ellos son más crueles que los animales salvajes. Por suerte, ningún animal puede presentar cargos ante los tribunales, comentan mis partidarios, porque entonces podrían demandarme por compararlos con criminales”. (Risas)

 Me senté con los asesinos. Pero me es imposible alcanzar un compromiso con ellos. Ni siquiera saben lo que significa esa palabra. ¿Y qué pensarían mis votantes si no levantase mi voz? Vaya, ¿también han sobornado a nuestra Malalai? No, no podía pedir disculpas porque había dicho la verdad. Las elecciones son un signo de democracia pero desafortunadamente después de ocho años, los afganos consideran que las elecciones son un instrumento en manos de las fuerzas de ocupación y de los señores de la guerra para dar cierta legitimidad a sus crímenes”.

 [P]: El presidente afgano, Hamid Karzai, le expresó una vez que está de acuerdo con usted. ¿Confía en él?

Malalai Joya: “Hamid Karzai es una marioneta sin vergüenza. Alcanzó un compromiso con los más crueles terroristas y les permitió dominar su gobierno. Ahora incluso quiere incluir a los taliban en su gabinete”.

[P]:¿Lamenta que su rival Abdullah Abdullah se haya retirado de las elecciones?

Malalai Joya: “Abdullah Abdullah es también un buen amigo de los señores de la guerra. Yo creo que es aún más peligroso que Karzai. Abdullah es también partidario del federalismo que daría lugar al desastre en Afganistán. El país sería más fácilmente balcanizado. No perdamos el tiempo con esa clase de gente que les gusta hablar de democracia pero en realidad son nuestros enemigos”.

[P]: Parece que no se pueda confiar en nadie, ¿no es usted demasiado severa?

Malalai Joya: “Hay muchos progresistas e intelectuales en mi país que tienen que vivir en la clandestinidad debido a la guerra. Si se detienen los ataques y se deja de apoyar a los señores de la guerra, los demócratas se atreverán a alzar la voz. Ahora no tienen oportunidad de hacerlo. Ello se debe también a que los grandes medios de comunicación no quieren informar de lo que realmente está sucediendo en Afganistán. ¿Has visto alguna vez manifestaciones de maestros mal pagados en la televisión?”.

[P]: Si las tropas extranjeras se retiran, Afganistán corre el riesgo de una guerra civil

Malalai Joya: “¿Y qué hacemos con la guerra civil que ya existe? Nos pusieron entre la espada y la pared y lo llaman democracia. Mientras las tropas permanezcan en Afganistán habrá guerra civil. Los bombardeos de la OTAN matan decenas de civiles, principalmente mujeres y niños. Las tropas de EE.UU. dicen sentirse orgullosas de ver hasta una hormiga con sus equipos pero no pueden siquiera distinguir entre un niño y un talibán? ¿Es esta la manera de prevenir una guerra civil? Es muy simple. No les den a esos señores de la guerra más millones de dólares y su imperio se derrumbará. Son tigres de papel”.

 [P]: Los países occidentales no pueden entregar el pueblo de Afganistán a los talibanes

Malalai Joya: “Ahora nos enfrentamos a tres enemigos: las fuerzas de ocupación, sus aliados en el gobierno y los taliban. Por lo tanto, las tropas de EE.UU. y la OTAN deben retirarse tan pronto como sea posible de Afganistán. Esto deja dos enemigos. Ya es algo más fácil. Y si EE.UU. ya no canaliza cientos de millones de dólares a los señores de la guerra, a continuación, su imperio se derrumbará como un castillo de naipes. Estoy convencida de ello porque no tienen el apoyo de la población”.

[P]: Pero eso ¿no empeorará la situación de los derechos de la mujer?

Malalai Joya: “Los derechos de las mujeres no se crean a través del cañón de un arma de fuego. Los derechos de la mujer no vendrán con el uso de bombas de fósforo y municiones de racimo o uranio empobrecido, ni con los bombardeos a gente inocente. En los últimos ocho años las fuerzas de ocupación han asesinado a muchos más ciudadanos comunes que los combatientes taliban. Millones de afganos sufren inseguridad, pobreza, desempleo e injusticia. Incluso en Kabul no estamos a salvo. Por supuesto, hubo un cambio simbólico ocasional. 68 mujeres en el parlamento, pero la mayoría de ellos están nombradas por los señores de la guerra y por los fundamentalistas”.

“La creciente inseguridad también impide que las niñas vayan a la escuela. Corren el riesgo de ser secuestradas o violadas. El hijo de un diputado violó a una niña pero su padre se aseguró de que fuera puesto en libertad rápidamente. Según lo que se ve en televisión y en los periódicos, es lógico que se piense que sólo los taliban cometen delitos”.

[P]: Parte de las tropas belgas también colaboran en la formación del ejército afgano. Obama espera que pronto el ejército afgano pueda tomar el relevo de las tropas extranjeras.

Malalai Joya: “El ejército afgano es el enemigo del pueblo afgano. ¿Quién manda en el ejército? Los señores de la guerra. No se pone al conejo a cargo del saco de zanahorias. Una vez tuvimos un ejército de voluntarios pero los señores de la guerra no lo permitirán”.

[P]: Las tropas extranjeras también están comprometidas en la reconstrucción. Así que pueden ganar los corazones y las mentes del pueblo afgano, ¿no?

Malalai Joya: “Desafortunadamente, hay también señores de las ONG. Mucho dinero destinado a la construcción de escuelas desaparece en realidad en los bolsillos de los señores de la guerra. Muchas ONG son corruptas. Lo he visto con mis propios ojos. Hay escuelas que se construyen con los materiales más baratos. Luego se hacen algunas fotos rápidas para mostrarlas a los medios de comunicación. Pero después de un año poco queda de la escuela. EE.UU. gasta cada día 160 millones de dólares en la guerra de Afganistán. ¿Imagina lo que podríamos hacer con todo ese dinero?”

[P]: Algunos dicen que sólo hay una solución política, ¿no es una buena idea negociar con los talibán moderados con la esperanza de que depongan las armas?

Malalai Joya: “Sabe, no hay talibán moderados. Sólo hay talibán bárbaros, y algunos de ellos han sido definidos por Karzai como moderados. El problema es que los medios dominantes están engañando a la gente. ¿Bush pone precio de 25 millones de dólares a la cabeza de Hekmatyar y, de pronto, Obama lo considera un terrorista moderado que acabaría en el gobierno? Una vez más, están jugando con el futuro de mi pueblo. Me temo que la política de Obama sea aún más peligrosa que la del criminal de guerra Bush”.

[P]:¿Cómo reaccionan los políticos occidentales a sus puntos de vista?

Malalai Joya:”Aunque soy una parlamentaria electa no consigo ver a muchos políticos. Una vez estuve en Alemania y mis partidarios instaron al Gobierno a recibirme. El Gobierno se negó: “ya no es miembro del parlamento, ¿no?” Así que en lugar de apoyarme por mi dimisión aceptan el razonamiento de la ocupación. Ello demuestra que el Gobierno alemán tiene miedo de la verdad. Afortunadamente, mucha gente me apoya”.

[P]:¿Qué le diría al ministro de Defensa belga, Pieter De Crem si tuviera la oportunidad de reunirse con él?

Malalai Joya: “Que su país debería seguir una política independiente. Entonces sería bienvenido en mi país para ayudar a reconstruirlo. Pero si las tropas extranjeras permanecen en Afganistán, recibirán una lección como la que recibieron los británicos y los soviéticos anteriormente. Su país apoya la estrategia estadounidense. EE.UU. quiere ocupar Afganistán porque con ello le resulta más fácil controlar a las dos potencias regionales, Rusia y China. Y al mismo tiempo, tiene acceso aún más fácilmente a las reservas de petróleo y gas de las repúblicas de Asia Central. ¿De verdad quiere usted formar parte de esto?”

[P]:¿Ha pensado alguna vez huir de la inseguridad y seguir su labor en un país seguro?

Malalai Joya: “No quiero abandonar a mi gente. Donde quiera que voy digo que un país nunca puede ser liberado por un país extranjero. La lucha por la democracia y los derechos de las mujeres es responsabilidad de las personas mismas. Sería inconsecuente establecerme en el extranjero. Aprovecho todas las oportunidades para viajar porque es una manera de crear solidaridad en todo el mundo con la lucha del pueblo afgano. Pero si me quedase permanentemente en Occidente estaría separada de mi pueblo”.

“No puedo contar con que los medios de comunicación afganos transfieran mi mensaje correctamente a la gente. Anteriormente, unos cuantos movimientos democráticos tenían un periódico pero tuvieron que dejarlo debido a la falta de dinero”.

[P]:¿Por qué no es miembro de ningún partido existente?

Malalai Joya: “Varios partidos democráticos me han pedido que me una a ellos pero prefiero seguir siendo independiente. Soy activista social. No quiero comprometerme pero estoy pensando en ello. Tal vez es hora de aunar fuerzas y establecer un nuevo partido al que los demás partidos democráticos y los intelectuales puedan unirse. Pienso seriamente en ello”.

[P]:¿Participará en las próximas elecciones?

Malalai  Joya: “Me están animando a que participe en las elecciones parlamentarias. También pienso seriamente en eso aunque es difícil porque no puedo hacer campaña”.

[P]: En su biografía escribe que los libros desempeñaron un papel importante en su vida

Malalai Joya: “Los libros son como la luz. Tuve la suerte de que mi padre me diera la oportunidad de leer. Estos libros tuvieron un gran impacto en mí. El libro El Tábano [Gadfly, de la escritora británica Lilian Ethel Voynich, ed.] fue especialmente importante. Ese libro cambió mi vida. Vi la película, leí el libro y volví a ver la película de nuevo”.

[P]:¿Qué libros lee?

Malalai Joya: “Solía leer muy deprisa. En la época de los talibán leía a veces tres libros por semana a pesar de que tenía que buscar casi todas las palabras en el diccionario. Mi hermano mayor no se lo creía y un día cogió un libro y empezó a preguntarme, pero pude contestarle a todo. A partir de entonces, mi familia me apoyó aún más para leer y estudiar. Pero ahora leo cada vez menos. Me canso rápidamente. La vida es tan difícil... Ya no leo novelas. Tengo que escribir artículos, preparar discursos, conceder entrevistas”.

[P]:¿Cree usted que EE.UU. y sus aliados ganarán la guerra algún día?

Malalai Joya: “Ya han perdido la guerra”.

[P]:¿Se imaginan un país libre y pacífico Afganistán?

Malalai Joya: “A menudo pienso que no voy a verlo. Tal vez algún día... si no me matan”.

 Copyright 2010 Creative Commons   Originalmente publicado en neerlandés: DE WERELD MORGEN                                                                                         Arriba de la página

 
ON THE WEBSITE

  SARAH  MEYER
  ARTICLES
  AND RESEARCHES

  PUBLISHED BY THE
  B
RUSSELLS TRIBUNAL

  here
  DAILY NEWS
  FROM
  URUKNET
 
AMSI
  GLOBALRESEARCH
  CLG, ICH
  here
  VIOLACIONES
  DE LOS
DERECHOS
 
DE LOS NIÑOS
 
IRAQUÍES

  Dr.Souad
  Al-Azzawi       
           here
 MAX FULLER
 ARTICLES
 AND RESEARCHES
 PUBLISHED BY THE
 BRUSSELLS
 TRIBUNAL                here    
     
 
                                Por favor, si desea enviarnos un mensaje pinche aquí: newsletter@brussellstribunal.org