BOLETÍN INFORMATIVO 7          SÓLO LOS IRAQUÍES PUEDE RECONSTRUIR IRAQ, pero ¡TÚ puedes ayudarlos!

 Noviembre 2010                                                                                       elige tu idioma: FRANCAIS NEDERLANDS ENGLISH  ARABIC

 
 

Seminario Internacional sobre la situación de los ACADÉMICOS IRAQUÍES

Defender la educación en tiempos de guerra y ocupación

 

En este boletín encontrarás mucha información sobre el Seminario.

Si quieres saber más, por favor, pincha aquí.

   


CONTENIDO DEL BOLETÍN


MÁS ALLÁ DE LAS “REVELACIONES” DE WIKILEAKS - Dirk Adriaensens, conferenciante del Seminario

OBJETIVOS DEL SEMINARIO INTERNACIONAL

FUGA DE CEREBROS EN IRAQ - Basim Al-Janabi, conferenciante del Seminario

CARTA A BLAIR.  - Hans von Sponeck, conferenciante del Seminario

EL FINAL DEL ESTADO. - Raymond Baker, conferenciante del Seminario

NECESITAMOS VUESTRO APOYO 

COMITÉ CIENTÍFICO SEMINARIO DE GANTE

CEOSI: RAZONES PARA APOYAR ESTE SEMINARIO

ORGANIZADORES Y COORGANIZADORES DEL SEMINARIO

PRIMEROS APOYOS Y COLABORADORES DEL SEMINARIO

WEBSITE DEL SEMINARIO

EL TRIBUNAL BRUSSELLSS

es una red internacional de intelectuales, artistas y activistas que denuncian la lógica de guerra permanente promovida por el gobierno estadounidense y sus aliados, lo que afecta al futuro de una región concreta: Oriente Próximo. El Tribunal BRussells se inició con un tribunal popular contra el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense y su papel en la invasión ilegal contra Iraq, y desde entonces ha continuado con su labor. El Tribunal BRussells pretende ser un puente entre la resistencia intelectual en el mundo árabe y los movimientos pacifistas de Occidente.


El 5 de noviembre de 2010, con motivo de la novena Sesión del Control Periódico Universal (UPR en sus siglas en inglés), el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra analizó los datos sobre Derechos Humanos. A continuación reproducimos la conferencia que pronunció Dirk Adriaensens el tres de noviembre en la Sesión especial informativa sobre violaciones extraterritoriales de los Derechos Humanos cometidas por Estados Unidos.

   

MÁS ALLÁ DE LAS "REVELACIONES" DE WIKILEAKS

Desmantelar el Estado iraquí                                                                                                               

Apenas unos días después de los devastadores ataques del 11S, Paul Wolfowitz, viceministro de Defensa declaró que el punto central de la política estadounidense debería ser «acabar con los Estados que apoyan el terrorismo». Iraq fue calificado de “Estado terrorista” y así lo señaló para aniquilarlo. A continuación, el presidente Bush declaró que Iraq era la cabeza visible de la guerra global contra el terrorismo y las fuerzas estadounidenses lo invadieron ilegalmente, con el objetivo expreso de desmantelar el Estado iraquí.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el eje central de las Ciencias Sociales giraba alrededor de la construcción de los Estados y el modelo de desarrollo. Muy poco se ha escrito sobre el Estado de destrucción y de no-desarrollo. Ahora, tras siete años de guerra y ocupación de Iraq, podemos asegurar que el fin del Estado fue una política objetiva y deliberada.

Las consecuencias, en términos culturales y humanos, de la destrucción del Estado de Iraq han sido enormes, en especial y sobremanera la muerte de aproximadamente un millón trescientos mil civiles; la degradación de las infraestructuras sociales, lo que incluye la electricidad, el agua potable y los sistemas de alcantarillado; alrededor de ocho millones de iraquíes necesitan ayuda humanitaria; el informe de Naciones Unidas sobre pobreza extrema del primer cuatrimestre de 2007 constató que el 54% de los iraquíes vivía con menos de un dólar al día; hay un mínimo de dos millones y medio de refugiados en el extranjero y de 2.764.000 desplazados en el interior, según datos de 2009, lo que supone que uno de cada seis iraquíes está desplazado. Las minorías étnicas y religiosas están al borde de la extinción. HABITAT, una de las agencias de Naciones Unidas publicó recientemente un informe de 218 páginas titulado “La situación de las ciudades del mundo 2010-2011”, en cuyas estadísticas hay un hecho que resulta chocante sobre las poblaciones urbanas iraquíes. Durante las pasadas décadas, antes de la invasión estadounidense de Iraq en 2003, el porcentaje de la población urbana que vivía en suburbios en Iraq estaba por debajo del 20 por ciento. Hoy el porcentaje se ha incrementado hasta el 53 por ciento, lo que supone una cifra de 11 de los 19 millones de personas que componen la población urbana.

La destrucción de la educación iraquí

El informe de la UNESCO “La Educación bajo ataque 2010 –Iraq”, fechado el 10 de febrero, concluye que «A pesar de que la seguridad en general ha mejorado, la situación a la que se enfrentaron los escolares, estudiantes, profesores y académicos, sigue siendo peligrosa». El 27 de abril de 2005 el director del Instituto Internacional de Liderazgo de la Universidad de Naciones Unidas publicó un informe en el que se detallaba que desde el inicio de la guerra de 2003 el 84% de las instituciones de Educación Superior iraquíes habían ardido, habían sido saqueadas o destruidas. La violencia ha destruido los edificios escolares y cerca de una cuarta parte de las escuelas primarias necesitan una gran rehabilitación. Desde marzo de 2003, se han bombardeado más de 700 colegios de primaria, 200 han resultado incendiados y, alrededor de 3000 fueron desvalijados. Según el Ministerio de Educación iraquí, el número de profesores ha descendido un 80%; entre marzo de 2003 y octubre de 2008 se informó de 31.598 ataques violentos contra instituciones educativas en Iraq; desde 2007 los bombardeos contra la Universidad de al-Munstansiriya de Bagdad han asesinado o mutilado a más de 335 estudiantes y miembros del personal de la Universidad —según un artículo publicado el 19 de octubre en el New York Times— y destruyó el muro de más de tres metros y medio de altura que rodeaba el campus. Sólo en el distrito de Diyala, la fuerza multinacional, el ejército iraquí y unidades de la policía ocuparon más de 70 edificios escolares para fines militares, lo que viola las Convenciones de la Haya. El informe de la UNESCO es muy claro:

«Los ataques premeditados contra la educación continuaron a lo largo de todo el año 2007 y en 2008 a menor escala, pero que hubiera causado una tremenda preocupación en cualquier otro país.» ¿Por qué no causó una grave preocupación cuando ocurrió en Iraq? Los ataques están aumentando de nuevo, como demuestran las estadísticas:

 

Académicos asesinados [1]

2006

2007

2008

2009

2010

113

63

19

10

16[2]

Profesionales de los medios de comunicación asesinados[3]

88

81

19

8

12[4]

 

Eliminar a la clase media iraquí

En paralelo con la destrucción de la infraestructura del sistema educativo de Iraq, se produjo el desplazamiento forzoso —consecuencia de la represión— del núcleo de la clase media profesional iraquí, la principal maquinaria del progreso y del desarrollo de los Estados modernos. La clase técnica e intelectual de Iraq ha estado sujeta a una sistemática y constante campaña de intimidaciones, secuestros, extorsiones y asesinatos, tanto premeditados como aleatorios. El diezmo en las filas de los profesionales se produjo en el contexto de un asalto generalizado contra la clase media profesional de Iraq (médicos, ingenieros, abogados, jueces así como dirigentes políticos y religiosos). Se calcula que a finales de 2006, aproximadamente el 40 por ciento de la clase media iraquí había abandonado el país. Veinte mil de los treinta y cuatro mil médicos colegiados abandonaron Iraq después de la invasión anglo-estadounidense. Muy pocos han regresado: en abril de 2009 apenas dos mil iraquíes habían regresado, el mismo número de los que fueron asesinados durante el curso de la guerra.

Para esa fecha, las autoridades de la ocupación no habían iniciado ninguna investigación sistemática sobre este fenómeno. Es más, en relación con los ataques contra los intelectuales,  no se conoce que se haya producido ni una sola detención. La tendencia a considerar los asaltos sistemáticos contra los profesionales iraquíes como algo sin importancia entra dentro de la lógica de los poderes de la ocupación, cuyo papel es la decapitación de la sociedad iraquí.

Destruir la cultura iraquí y borrar su memoria colectiva

Todas esas pérdidas terribles estuvieron acompañadas de una devastación cultural sin precedentes con los ataques contra los archivos y monumentos nacionales, que representan la identidad histórica del pueblo iraquí. Ahora sabemos que miles de objetos de arte desaparecieron durante la operación Libertad iraquí bajo la mirada de las tropas estadounidenses. Esos objetos, entre los que estaban no menos de quince mil objetos mesopotámicos de incalculable valor del Museo Nacional en Bagdad, estaban entre otros  muchos, objetos de los doce mil lugares arqueológicos que las fuerzas de ocupación dejaron sin protección. Mientras, los museos fueron despojados de sus colecciones históricas, y se destruía de forma deliberada la Biblioteca Nacional, que preserva la continuidad y el orgullo de la historia iraquí. Las autoridades de la ocupación no tomaron medidas efectivas para proteger los edificios culturales de importancia, a pesar de las advertencias de los expertos internacionales. Según una reciente actualización de los objetos robados, realizada por Francis Deblauwe, un experto en arqueología de Iraq, parece ser que no menos de ocho mil quinientos objetos están todavía en paradero desconocido, además de los cuatro mil objetos que se dice que se han recuperado en el extranjero pero que no han regresado todavía a Iraq. El contrabando y el tráfico de antigüedades iraquíes se han convertido en uno de los negocios más ventajosos en el Iraq contemporáneo.

La actitud de las fuerzas lideradas por Estados Unidos hacia este saqueo ha sido, como mínimo, de indiferencia o algo peor. La incapacidad de Estados Unidos para cumplir con sus responsabilidades, de acuerdo con la legislación internacional, y tomar medidas de protección fue aún más grave debido a los terribles delitos que dañaron gravemente la herencia cultural iraquí. Desde la invasión de 2003 dirigida por Estados Unidos, un mínimo de siete lugares arqueológicos se han convertido en bases o campos militares, entre ellas Ur —una de las ciudades más antiguas del mundo y lugar de nacimiento de Abrahán— y Babilonia, donde el ejército estadounidense ha dañado de forma irreparable la ciudad antigua.

La destrucción del Estado iraquí

El caos rampante y la violencia golpean los esfuerzos de la reconstrucción, lo que deja los cimientos del Estado iraquí en ruinas. La mayoría de los periodistas, académicos y figuras políticas occidentales se han negado a reconocer la pérdida de vidas a tan gran escala y la destrucción cultural que acompañó a las predecibles consecuencias de la política de la ocupación estadounidense. La propia idea se considera impensable, a pesar de la transparencia con la que se persiguió este objetivo.

Ha llegado el momento de pensar en lo impensable. El ataque estadounidense contra Iraq nos obliga a considerar el significado y las consecuencias de la destrucción del Estado como un objetivo político. Los arquitectos de la política de Iraq nunca explicitaron lo que la destrucción y la reconstrucción del Estado iraquí podrían suponer; sin embargo los hechos lo dejan claro. De esas acciones llevadas a cabo en Iraq, se puede inferir el fin del Estado iraquí. La campaña para destruir el Estado iraquí implicó, en primer lugar, el derrocamiento y la ejecución del jefe del Estado, Saddam Hussein, y la captura y expulsión de las figuras del Baaz. No obstante, la destrucción del Estado va más allá del cambio de régimen, implica también el objetivo de desmantelar las principales instituciones del Estado y el lanzamiento de un prolongado proceso de reestructuración política.

Las cien órdenes de Bremer convirtieron a Iraq en un gigantesco paraíso para el libre comercio, al mismo tiempo que una pesadilla infernal para los iraquíes; colonizaron el país para el pillaje de capital a gran escala; las nuevas leyes económicas instituyeron tasas bajas; dejaron el cien por cien de las acciones iraquíes en manos de los inversores extranjeros; el derecho a la expropiación de todos los beneficios; importaciones sin restricción y acuerdos y arrendamientos a un plazo de entre 30 y 40 años, que desposeen a los iraquíes de sus propios recursos.

El Iraq contemporáneo representa un pastiche fragmentado de fuerzas sectarias con las trampas formales de la democracia liberal y las estructuras económicas neoliberales. Para nosotros esto es la técnica del divide y vencerás, utilizada para fracturar y someter las regiones culturales cohesionadas. El régimen instaurado por las fuerzas de la ocupación en Iraq redibujó el país en función de líneas divisorias sectarias, disolviendo la unidad duramente conseguida durante un largo proyecto de construcción del Estado. El resultado fue una política de limpieza étnica.

Los documentos de Wikileaks

Los documentos de Wikileaks, hechos públicos por primera vez el 22 de octubre de 2010, revelan que el ejército estadounidense dio la orden secreta de no investigar la tortura cometida por las autoridades iraquíes y descubierta por las tropas estadounidenses. Además, los datos revelan cómo las fuerzas de ocupación asesinaron a cientos de civiles en sucesos de los que no se informó nunca; de cómo dispararon en los controles militares a cientos de civiles iraquíes, entre ellos mujeres embarazadas, ancianos y niños.

Hay numerosas denuncias de abusos perpetrados en las prisiones de las fuerzas de la coalición, incluso antes del escándalo de Abú Graib. Los archivos pintan un sórdido panorama de la tortura, extendida a todos los centros de detención. Dos revelaciones, que tratan de la muerte de civiles en la guerra de Iraq, esperan a los lectores de la sección de Wikileaks: los iraquíes son responsables de la mayoría de esas muertes y el número total de bajas civiles es sustancialmente superior al que se ha informado.

Los documentos constatan una disminución del caos y el horror mientras el país se hundía en la llamada «guerra civil». Los diarios también constatan los miles de cuerpos, muchos de ellos brutalmente torturados, tirados por las calles de Iraq. Gracias a los archivos de Wikileaks se puede ver el impacto que la guerra ha tenido sobre los hombres, las mujeres y los niños iraquíes. Aquí se reconoce, por primera vez, la escalada de muertes, detenciones y violencia. Una completa investigación de esos documentos nos dará una visión profunda de las atrocidades cometidas en Iraq. Los documentos de Wikileaks pueden servir como prueba en los tribunales, puesto que hay documentos muy relevantes para que los letrados presenten demandas contra Estados Unidos por negligencia y por su responsabilidad en el asesinato de miles de iraquíes. Con una compensación justa para las familias de las víctimas y un reconocimiento de su sufrimiento se podría aliviar a que los iraquíes curen sus heridas.

En la primera respuesta oficial del Departamento de Estado estadounidense respecto a la gran filtración de los documentos secretos de la guerra de Iraq, el portavoz P.J. Crowley obvió las pruebas respecto a que se ordenó a las tropas estadounidenses encubrir la violación de los derechos de los detenidos perpetrada por el gobierno iraquí, e insistió en que las violaciones de los derechos no eran problema de los estadounidenses. Esta respuesta es indignante. Quienes perpetraron esta violencia y quienes ordenaron a los soldados mirar para otro lado cuando se toparan con la tortura así como los asesinatos extrajudiciales deben ser juzgados como crímenes de guerra. Las fuerzas angloestadounidenses y los gobiernos se negaron claramente a cumplir sus obligaciones respecto a la legalidad internacional como poder ocupante de facto.

No obstante, esos diarios revelan únicamente las «acciones significativas en la guerra» contadas por los soldados del ejército Estadounidense: los informes de las tropas regulares. Los diarios no contienen nada nuevo, sencillamente confirman y oficializan lo que los iraquíes y los observadores occidentales empotrados han estado intentando transmitir al público durante años. Mientras que toda la prensa ha informado sobre la historia de Wikileaks, pocos medios han echado la vista atrás para analizar sus informaciones y reconocer hasta qué punto han sido incapaces de informar honestamente sobre los crímenes.

Lo que esos cuatrocientos mil documentos no revelan es la implicación de tropas irregulares estadounidenses en operaciones especiales, en la guerra antiterrorista y en las actividades de los escuadrones de la muerte. ¿Cuándo van a ver la luz los documentos de la guerra sucia? El Tribunal BRussells, que ha seguido esta espantosa invasión y ocupación desde 2003, está convencido de que los documentos filtrados únicamente han arañado la superficie de la catastrófica guerra contra Iraq. Lo que podemos extraer de los documentos de Wikileaks es únicamente la punta del iceberg. Ya es hora de sumergirnos en las turbulentas aguas de la guerra de Iraq e intentar explorar la parte oculta del iceberg.

Limpieza étnica

Tras la invasión de 2003, quedó claro que los grupos del exilio iraquí iban a jugar un papel importante en la violencia en el Iraq ocupado. Ya el 1 de enero de 2004, se informó de que el gobierno estadounidense planeaba crear unidades paramilitares formadas por milicianos del Iraq kurdo y grupos del exilio, incluidos las brigadas de Badr, el Congreso Nacional Iraq, y la Alianza Nacional Iraquí para lanzar una campaña de terror y de asesinatos extrajudiciales similares al programa Fenix de Vietnam: la campaña de terror y asesinatos que mató a decenas de miles de civiles.

El suplemento de 87 mil millones de dólares para la guerra aportados en noviembre de 2003, incluían tres mil millones para programas secretos, fondos que serían utilizados por los paramilitares durante los siguientes tres años. Durante ese período, las noticias sobre Iraq estuvieron gradualmente dominadas por informaciones sobre escuadrones de la muerte y limpieza étnica, descrita por la prensa como «violencia sectaria», que se utilizó como el eje central de la narrativa sobre la guerra y la principal justificación para continuar con la ocupación. Parte de la violencia podría haber sido espontánea, pero hay pruebas aplastantes de que la mayor parte de esta violencia fue el resultado de los planes que fueron descritos por varios expertos estadounidenses en diciembre de 2003.

A pesar de los subsiguientes esfuerzos para distanciar la política estadounidense de los escalofriantes resultados de esta campaña, ésta se lanzó con el apoyo total de los creadores de opinión conservadores de Estados Unidos, que llegaron a afirmar que «los kurdos y el Congreso Nacional Iraquí tenían magníficas operaciones de inteligencia que deberían permitirles utilizar… especialmente para dirigir la contrainsurgencia en el triángulo sunni», como afirmó una editorial del Wall Street Journal.

En enero de 2005, más de un año después de que aparecieran las primeras informaciones sobre la planificación de los asesinatos y las operaciones paramilitares por parte del Pentágono, la opción El Salvador golpeó las páginas del Newsweek y de otros periódicos de renombre. La contratación de fuerzas locales por parte del Estado terrorista fue vista como un componente clave en una política que había conseguido evitar la derrota total del gobierno respaldado por Estados Unidos en El Salvador. Los mercenarios, como Dyncorp, contratados por el Pentágono, ayudaron a través de las milicias sectarias que se habían utilizado para aterrorizar y asesinar iraquíes y provocar una guerra civil en Iraq.

En 2004 dos altos oficiales del ejército estadounidense publicaron un favorable informe sobre la guerra estadounidense en Colombia: «Los presidentes Reagan y Bush apoyaron una guerra limitada y corta mientras intentaban mantener en secreto, ante el público y los medios, la implicación de Estados Unidos. La actual política estadounidense de Colombia parece seguir la misma técnica de la prensa de disfraz y de silencio.»

Esto pone de manifiesto la naturaleza intrínseca de la guerra sucia, como en Latinoamérica, y los peores excesos de la guerra de Vietnam. El propósito de la guerra sucia no es encontrar y después detener o asesinar a los combatientes reales de la resistencia; el objetivo de la guerra sucia es la población civil. Es una estrategia de terrorismo de Estado y castigos colectivos contra el conjunto de la población con objeto de aterrorizarla y lograr su sumisión. Las mismas tácticas que se usaron en Centroamérica y Colombia se exportaron a Iraq. Incluso trasladaron a Iraq a los arquitectos de las guerras sucias en El Salvador (el embajador estadounidense John Negroponte y James Steele) y en Colombia (Steven Casteel) para que llevaran a cabo el mismo trabajo sucio. Allí reclutaron, entrenaron y desplegaron los famosos comandos especiales de la policía, a los que más tarde, en 2006, se incorporaron los escuadrones de la muerte, como las Brigadas del Badr entre otras. Las fuerzas estadounidenses establecieron un Centro de operaciones de altas tecnologías para los comandos especiales de la policía en un lugar indeterminado de Iraq. Los técnicos estadounidenses instalaron teléfonos por satélite y ordenadores con conexiones a internet y a la redes de las fuerzas estadounidenses. El Centro tenía relaciones directas con el Ministerio de Interior iraquí y con cada una de las bases estadounidenses desplegadas en el país.

Como las noticias sobre las atrocidades cometidas por esas fuerzas en 2005 en Iraq aparecieron en todas las primeras páginas de la prensa, Cateel jugó una baza capital en culpar a los resistentes de los asesinatos extrajudiciales, quienes vestían uniformes militares robados, vehículos militares identificados y armas. Incluso cuando salió a la luz la información de que la tortura se llevaba a cabo dentro del propio Ministerio del Interior, donde él y otros estadounidenses trabajaban, afirmó que los centros de tortura estaban en manos de elementos indomables del Ministerio. Los asesores estadounidenses del ministro del Interior tenían sus despachos en la planta octava, justo encima de la planta en la que se practicaban las torturas: la séptima planta.

La actitud acrítica de la prensa occidental hacia los responsables estadunidenses como Steven Casteel evitaron una protesta mundial, popular y diplomática, contra la gigantesca escalada de violencia en Iraq en los años 2005 y 2006, que consistió en utilizar la misma técnica de la prensa, de disfraz y de silencio, mencionada más arriba. Mientras la historia del Newsweek saltó en enero de 2005, el general Downing, ex jefe de las Fuerzas especiales estadounidenses, aparecía en la NBC donde afirmó: «Esto está bajo el control de las fuerzas estadounidenses y del actual gobierno interino iraquí. No hay porqué pensar que estamos padeciendo ningún tipo de campaña de asesinatos cuyo objetivo sean las víctimas civiles”. A los pocos meses, Iraq fue barrida por una campaña exactamente como la definida por el general Downing. Esta campaña provocó detenciones arbitrarias, torturas, ejecuciones extrajudiciales junto con el éxodo masivo y el desplazamiento interno de millones de personas. Durante los peores días de esta guerra sucia, entre 2005 y 2007, miles de iraquíes desaparecieron. Algunos de esos cadáveres de personas desaparecidas fueron amontonados en camiones por hombres uniformados; otros simplemente se desvanecieron. El destino de muchos de los iraquíes desaparecidos sigue sin conocerse. Muchos mueren ahora en una de las tristemente famosas cárceles secretas iraquíes. Wijdan Mikhail, ministro de Derechos Humanos, afirmó que entre 2005 y 2006 su Ministerio recibió más de nueve mil reclamaciones sólo de iraquíes que daban cuenta de la desaparición de un familiar. Los grupos de Derechos Humanos afirmaron que la cifra era muchísimo más alta de las reclamaciones presentadas.

El Dr. Yaseer Saliji, periodista, fue asesinado el 24 de junio de 2005 a manos de un francotirador estadounidense. Su asesinato fue calificado de “accidente”. Knight Ridder publicó tres días después de su muerte un artículo  sobre la investigación que habían llevado a cabo sobre los comandos especiales de la policía y su relación con la tortura, los asesinatos extrajudiciales y las desapariciones en Bagdad. Saliji y sus compañeros investigaron al menos 30 casos de secuestros que terminaron en tortura y asesinato. En cada caso había testigos de los asaltos perpetrados con un gran número de vehículos claramente identificados como policiales con policías con uniformes de los comandos especiales, armados y con chalecos antibalas. En todos los casos el detenido fue posteriormente hallado muerto y con los mismos signos de tortura. La muerte se producía habitualmente por un disparo en la cabeza.

El simple hecho de no señalar la relación entre el ejército estadounidense y las Brigadas del Badr, apoyadas por Irán, las Brigadas del Lobo, apoyadas por Estados Unidos y otras unidades del Comando especial de la policía o hasta dónde llegaba el entrenamiento, la gestión y el control estadounidense sobre esas unidades fue trascendental porque distorsionó la percepción de los hechos en Iraq durante toda la escalada de violencia de la guerra sucia  y creó la impresión de una violencia sin sentido iniciada por los propios iraquíes, además de encubrir la responsabilidad de Estados Unidos en la planificación y ejecución de la violencia más salvaje. Dando cobertura a esos crímenes cometidos por el gobierno de Estados Unidos, la información dada por la prensa jugó un papel significativo en impedir la afrenta pública que podría haber evitado la siguiente escalada de esta campaña.

El alcance exacto de la complicidad estadounidense en los diferentes aspectos y fases de las operaciones de los escuadrones de la muerte, la tortura y las desapariciones, merece una completa investigación. No es creíble que los oficiales estadounidenses fueran simples observadores inocentes de todos esos miles de hechos. Como señalan con frecuencia los observadores iraquíes, los escuadrones de la muerte del Ministerio del Interior se movían con total libertad por los controles militares, tanto estadounidense como iraquíes, mientras detenían, torturaban y asesinaban a miles de personas.

Al igual que en otros países donde las fuerzas de Estados Unidos estuvieron implicadas en lo que ellos denominan “la contrainsurgencia”, el ejército y los oficiales de la Inteligencia de Estados Unidos reclutaron, entrenaron, equiparon y dirigieron a las fuerzas locales, en una campaña de terrorismo de Estado de proporciones inimaginables contra la población local que continuaba rechazando y oponiéndose a la invasión y ocupación de su país.

El grado de implicación de la iniciativa estadounidense en el reclutamiento, entrenamiento, equipamiento, dirección y control de los comandos especiales de la policía dejó claro que los entrenadores y comandantes estadounidenses establecieron los parámetros dentro de los cuales operaban esas fuerzas. Muchos iraquíes e iraníes han sido sin duda culpables de esos terribles crímenes llevados a cabo dentro de esta campaña, pero el primer responsable de esta política y de los crímenes que ha supuesto, recae en los individuos de la estructura civil y militar de la cadena de mando del Departamento de Defensa estadounidense, de la CIA y e la Casa Blanca que diseñaron, aprobaron y pusieron en práctica las políticas de terror Fénix o El Salvador en Iraq.

El informe de la oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas (UNAMI) escrito por John Pace y publicado el 8 de septiembre de 2005, fue muy explícito al relacionar directamente con el Ministerio del Interior iraquí e indirectamente con la fuerza multinacional de la ocupación dirigida por Estados Unidos la campaña de detenciones, torturas y asesinatos extrajudiciales.

El informe final de 2006 de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos describía las consecuencias de esas políticas para los ciudadanos de Bagdad, al tiempo que subestimaba las raíces institucionales en la política estadounidense. La violencia sectaria que devoró Iraq en 2006 no fue una consecuencia no pretendida de la invasión y ocupación estadounidense, sino una parte integral de ella. Estados Unidos no fue incapaz únicamente de restaurar la estabilidad y la seguridad en Iraq, sino que deliberadamente sometió al país a la vieja regla del divide y vencerás y a a la de fabricar nuevas justificaciones para su ilimitada violencia contra los iraquíes, que seguían rechazando la invasión y ocupación ilegal de su país.

La naturaleza y la extensión de la implicación de los diferentes individuos y de los diversos grupos dentro de la estructura de la ocupación estadounidense siguen siendo sucios y un oscuro secreto, pero habrá flecos que cualquier investigación rigurosa podrá seguir.

En enero de 2007, el gobierno de Estados Unidos anunció una nueva estrategia, el aumento del número de tropas de combate en Bagdad y en la provincia de al-Anbar [the surge]. La mayoría de los iraquíes confirmaron que esta escalada de violencia les hizo padecer unas condiciones de vida aún peores de las habían sufrido antes, puesto que se añadían a la destrucción acumulada durante los cuatro años de guerra y ocupación. El informe de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el primer cuatrimestre de 2007 dio una descripción de las espantosas condiciones que padecía el pueblo iraquí. La violencia de la nueva estrategia  ha tenido como consecuencia, por ejemplo, la reducción de un 22 por ciento más del número de médicos: de los 34.000 que había en septiembre de 2008 quedan exclusivamente 15.000. Durante el período 2007-2008. el número de refugiados y desplazados internos ha aumentado enormemente.

Puesto que las fuerzas del Ministerio del Interior, bajo el control del mando estadounidense, fueron responsables de una gran parte de los asesinatos extrajudiciales, las autoridades de la ocupación tuvieron poder para reducir o aumentar la escalada de esas atrocidades dando la orden oportuna. Por ello, conseguir un descenso del número de asesinatos con el lanzamiento del plan de seguridad no hubiera supuesto una gran dificultad. De hecho, parece que la pequeña reducción de la violencia ha jugado un importante papel de propaganda, hasta que los escuadrones de la muerte volvieron a operar, apoyados por la nueva ofensiva de Estados Unidos.

En 2007, la escalada de ataques del ejército estadounidense, que quintuplicó el número de ataques aéreos y el uso de aviones de combate Espectro y artillería, así como el aumento de tropas, tenía por objetivo crear el clímax de devastación llevada a cabo durante los cuatro años anteriores de guerra y castigos colectivos infligidos al pueblo iraquí. Todas las zonas controladas por la resistencia serían el objetivo de demoledores ataques armados, sobre todo desde el aire, hasta que las fuerzas de tierra pudieran construir los muros que convirtieron a cada barrio en un distrito aislado. Merece la pena mencionar que el general Petraeus comparó las hostilidades en Ramadi con la Batalla de Stalingrado, sin temor a adoptar el papel de los invasores alemanes en esta analogía. Ramadi fue completamente destruida como en noviembre de 2004 lo había sido Faluya.

El informe de 2007 de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos hablaba de los ataques ilegales e indiscriminados contra los civiles y las zonas civiles y exigía una investigación. Los ataques aéreos continuaron prácticamente a diario, hasta agosto de 2008, incluso a pesar de que la denominada violencia sectaria y las bajas estadounidenses disminuyeron. En todas las noticias sobre sucesos en los que hubo civiles, mujeres y niños muertos, la oficina de prensa de Centcom declaró que las personas asesinadas eran “terroristas”, “militantes de Al-Qaeda” o “involuntarios escudos humanos”. Por supuesto, cuando se ordena de forma ilegal a las fuerzas militares que ataquen áreas civiles, las personas intentarán defenderse, especialmente si saben que el no hacerlo implicará detenciones arbitrarias, abusos, tortura o ejecuciones sumarias de ellos mismos o de sus familiares.

Otro aspecto del incremento de tropas parece haber sido el aumento del uso de los equipos para asesinar de las Fuerzas especiales estadounidenses. Por ejemplo, en abril de 2008 el entonces presidente Bush declaró: «mientras estamos hablando, las Fuerzas especiales de Estados Unidos lleva a cabo cada noche múltiples operaciones para capturar o matar a los dirigentes de Al-Qaeda en Iraq» El 13 de mayo de 2009, el New York Times informó de que «cuando el general Stanley McCrystal tomó el mando del Comando conjunto de operaciones especiales en 2003, heredó un comando pequeño y oscuro con fama de rechazar trabajos con otras organizaciones militares y de inteligencia. Pero durante los cinco años posteriores trabajó mucho —afirman sus compañeros— para construir relaciones íntimas con la CIA y el FBI… en Iraq donde supervisó las operaciones secretas del comando durante cinco años, los ex oficiales de inteligencia afirman que «McCrystal posee un conocimiento enciclopédico, incluso obsesivo, sobre las vidas de los terroristas y presionó para que los soldados mataran con gran violencia a cuantos más mejor» Mucho de lo que ha hecho el general McChrystal durante sus  33 años de carrera permanece oculto en documentos clasificados, y esto incluye sus servicios entre 2003 y 2008 como comandante del Comando conjunto de operaciones especiales, una unidad de elite tan clandestina que durante años el Pentágono se negó a reconocer su existencia. El secreto rodea esas operaciones impidiendo que salgan a la luz nuevas informaciones, pero con el tiempo, como ocurrió con las operaciones secretas de Estados Unidos en Vietnam y en Latinoamérica, las conoceremos.

Existen otras fuerzas implicadas en operaciones especiales, tal y como se documenta a continuación:

 

-          En febrero de 2007, un artículo del Sunday Telegraph señalaba que había pruebas claras de que las Fuerzas Especiales Británicas [SAS en sus siglas en inglés] reclutaron y entrenaron terroristas en la Zona Verde para aumentar las tensiones étnicas. Una rama de las SAS, llamada Comando Negro [Task Force Black], relacionada con un sangriento pasado en Irlanda del Norte, opera con inmunidad y suministra sofisticados explosivos. Se ha culpado a los iraníes, a la resistencia sunní o a oscuras células terroristas como Al-Qaeda de algunos de estos ataques.

-          Los SWAT (Comandos de armas y tácticas especiales) han sido utilizados de manera extensiva en operaciones de la contrainsurgencia. La misión de los SWAT es dirigir las operaciones de alto riesgo que quedan fuera de la capacidad operativa de las patrullas regulares, frenan y responden al terrorismo y a las actividades de la resistencia. Ha habido informes que hablan de que «los socios internacionales para la defensa interna junto con soldados de la coalición han establecido una relación profesional entre las fuerzas de seguridad iraquíes y las fuerzas de la coalición para construir unas fuerzas capaces». Los soldados de la coalición trabajan codo con codo con los SWAT, tanto en los entrenamientos como en las acciones militares. El 7 de octubre de 2010, la web oficial de las fuerzas estadounidenses en Iraq informó de que «el comando SWAT de Basora se ha entrenado con varias unidades de fuerzas especiales, incluida las de la marina SEALs y las británicas SAS. Igualmente, el primer batallón y el 68º regimiento de la armada, actualmente bajo el control operacional de la división Sur de Estados Unidos y de la primera división de infanterí ha asumido la tarea de entrenar al comando SWAT.»

-          Los Servicios de Protección de Instalaciones, a los que los contratistas privados o mercenarios, como Blackwater, se han incorporado, se han utilizado en operaciones de la contrainsurgencia.

-          Las Fuerzas de Operaciones Especiales de Iraq (ISOF, en sus siglas en inglés), probablemente el mayor grupo de fuerzas especiales nunca creado por Estados Unidos, quedan al margen de la mayoría de los controles que muchos gobiernos emplean para controlar tales fuerzas letales. El proyecto se inició en Jordania, justo tras la conquista estadounidense de Bagdad, en abril de 2003, para crear una unidad letal de élite y secreta, completamente integrada con el comando estadounidense, que operaría durante años bajo el mando de Estados Unidos y sin estar bajo control de de los ministros iraquíes ni del proceso político normal. Según los datos del Congreso estadounidense, la ISOF consta de nueve batallones ramificados por todo Iraq en cuatro comandos regionales de base. En diciembre de 2009, estas fuerzas ya estaban completamente operativas: cada una de las bases regionales poseía su célula de inteligencia, la cual operaba de manera independiente del resto de las redes de inteligencia de Iraq. La ISOF cuenta al menos con 4.564 operativos entrenados, que tiene aproximadamente el tamaño de las propias fuerzas especiales estadounidenses para Iraq. Los datos del Congreso de Estados Unidos indican que hay planes para doblar la ISOF en los «próximos años».

Conclusión; la guerra sucia en Iraq continúa. Incluso a pesar del anuncio del presidente Barack Obama del fin de los combates en Iraq, las fuerzas estadounidenses siguen combatiendo junto con sus colegas iraquíes. Las 50.000 tropas que aún permanecen en Iraq junto con las 5.800 tropas de aire están “asesorando” y entrenando al ejército iraquí, “dándoles seguridad” y llevando a cabo operaciones antiterroristas.

El pasado 26 de octubre se supo que Navi Pillay, Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, apremió a Iraq y a Estados Unidos a que investigasen las acusaciones de tortura y de asesinatos extrajudiciales en el conflicto de Iraq revelados por los documentos de Wikileaks.

A nosotros nos sorprende esta declaración porque ¿Considera el Alto Comisionado que es apropiado que los criminales investiguen sus propios crímenes? Desde que el gobierno de Obama ha dejado claro que no quiere sacar a la luz ninguno de los crímenes cometidos por los oficiales estadounidenses en Iraq, se hace necesaria una investigación internacional bajo los auspicios del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Además, será necesario el concurso de distintos relatores, por ejemplo un Relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, un Relator especial sobre la promoción y la protección de los Derechos Humanos en operaciones antiterroristas y un Relator especial sobre torturas y otros tratos o castigos inhumanos o degradantes. En particular es urgente el nombramiento de un Relator especial en Iraq sobre la situación de los Derechos Humanos en el país.

A pesar de que Naciones Unidas no autorizó la invasión de Iraq, sí legalizó a posteriori la ocupación con la resolución 1483 de 22 de mayo de 2003, contra la voluntad de una abrumadora mayoría de la comunidad mundial que no aceptó la legalidad o la legitimidad de la resolución de Naciones Unidas. Fue precisamente durante la ocupación cuando se produjeron los crímenes que ha sacado a la luz Wikileaks. Al igual que Estados Unidos, Naciones Unidas tiene unas obligaciones morales y legales de las que responder.

La comunidad mundial tiene derecho a saber por completo y sin ningún sesgo la verdad sobre la implicación de Estados Unidos en los crímenes cometidos en Iraq y exige justicia para el pueblo iraquí.

Según el informe de la comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, a petición de la UNAMI para su clarificación, la Fuerza Multinacional confirmó que «el gobierno estadounidense sigue considerando el conflicto en Iraq como un conflicto armado internacional, con los procedimientos actualmente en vigor de acuerdo con la Cuarta Convención de Ginebra» y no que los derechos civiles de los Iraquíes deben estar regidos por la Convención Internacional sobre los Derechos Políticos y Civiles y otras leyes sobre Derechos Humanos porque esto ampliaría los derechos de los iraquíes detenidos por las fuerzas iraquíes o estadounidenses y aceleraría la celebración de juicios justos. La admisión de que Estados Unidos, a finales de 2007, seguía unida legalmente a un «conflicto armado internacional contra Iraq » plantea serias dudas sobre la legitimidad de los cambios constitucionales y políticos llevados a cabo en Iraq por las fuerzas de la ocupación y sus agentes durante ese período.

Legitimar la tortura

Cuando se hicieron públicas las torturas y los abusos cometidos en la prisión de Abú Graib, se generó un breve escándalo en el mundo, el Comité Internacional de la Cruz Roja, Human Rights First, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y otros grupos de Derechos Humanos documentaron ampliamente los crímenes extendidos por todo Iraq y cometidos de forma sistemática por las fuerzas de ocupación estadounidense contra las personas detenidas en Iraq ilegalmente. En numerosos informes sobre Derechos Humanos queda establecido que la responsabilidad por esos crímenes se extiende hasta los más altos niveles del gobierno estadounidense y de sus fuerzas armadas.

Las formas de tortura que se documentan en esos informes incluyen amenazas de muerte, ejecuciones simuladas, ahogamientos por agua, posturas imposibles (colgar a las personas, a veces hasta la muerte o hasta su agonía), hipotermia, impedir el sueño, falta de comida y de agua, suspensión de tratamientos médicos, descargas eléctricas, diversas formas de violaciones y sodomías, palizas eternas, quemaduras, cortes con navajas, uso indebido de las esposas, ahogamiento por asfixia, ataques y otras muchas formas de tortura psicológica como la humillación sexual, la detención y tortura de miembros de la familia del detenido. El Comité Internacional de la Cruz Roja estableció que que la violación de las leyes internacionales humanitarias de formas sistemática y extendida ha quedado constatada. Altos cargos militares reconocieron ante la Cruz Roja que «entre el 70 y el 90 por ciento de las personas privadas de su libertad han sido detenidas por error».

Todos estos hechos son bien conocidos, pero únicamente se han impuesto penas a los niveles más bajos del ejército. El informe “Responsabilidad del Mando” reveló que el fracaso en condenar a los oficiales de mayor rango fue el resultado directo del papel fundamental que algunos de ellos jugaron para “evitar la exigencia de responsabilidades”. Con el retraso y quitando importancia a las investigaciones sobre los muertos bajo su custodia, los altos cargos sintetizan su propia responsabilidad criminal en un patrón común de tortura, asesinato y obstrucción de la justicia. Los altos cargos abusaron del enorme poder que ostentaron en la estructura militar para colocarse ellos mismos fuera del alcance de la ley, a pesar de que fueron quienes dieron las órdenes para cometer crímenes terribles. Las Convenciones de Ginebra se establecieron y se firmaron precisamente por haber sabido reconocer el espantoso potencial de este tipo de comportamiento criminal y este es el motivo por el cual, hoy en día, siguen siendo vitales.

Sin embargo, la responsabilidad de esos crímenes no se limita al ejército estadounidense. Los datos públicos incluyen documentos en los cuales altos cargos del gobierno de Estados Unidos consintieron violaciones de las Convenciones de Ginebra, de la Convención contra la Tortura de 1994 y de la Ley estadounidense de Crímenes de Guerra de 1996. Por lo tanto, el gobierno de Estados Unidos es responsable de esta terrible tragedia que se ha infligido contra millones de ciudadanos iraquíes y, por tanto, la comunidad internacional debe obligarle indemnizar a las víctimas con las debidas compensaciones por sus políticas criminales en Iraq.

Apelamos a todos los Estados a que exijan a Estados Unidos, durante el Consejo sobre Derechos Humanos de Naciones Unidas que se celebrará el 5 de noviembre, responsabilidades por todos los crímenes cometidos contra el pueblo iraquí.

Exigimos, además, que se generen los procedimientos adecuados para establecer las compensaciones de guerra para el pueblo iraquí y para la nación de Iraq por todas las pérdidas de vidas, la destrucción y los daños causados por la guerra y ocupación del país bajo el mando de las fuerzas anglo-estadounidenses.

Dirk Adriaensens, Miembro del Comité Ejecutivo del Tribunal BRussells

1.       Fuente: Tribunal BRussells

2.       Hasta el 15 de octubre de 2010

3.       Fuente Tribunal BRussells

4.       Hasta el 15 de octubre de 2010

Note: this presentation contains information available in the public domain, it is compiled of several official reports, press articles, Max Fuller’s articles on the counter-insurgency war (http://www.brussellstribunal.org/FullerKillings.htm) and two books:

Cultural Cleansing in Iraq, of which Dirk Adriaensens is co-author (Pluto Press, London, ISBN-10: 0745328121, ISBN-13: 978-0745328126) and

Blood On Our Hands, The American Invasion And Destruction Of Iraq, written by Nicolas J.S. Davies. (Nimble Books LLC, SBN-10: 193484098X, ISBN-13: 978-1934840986).

                                                                                                                                                                                                                                                      

Seminario Internacional sobre la situación de los  
ACADÉMICOS IRAQUÍES
Defender la educación en tiempos de guerra y ocupación

9, 10 y 11 de marzo de 2011 Universidad de Gante, Bélgica


MENARG                                                                                              
El objetivo del seminario es llamar la atención internacional sobre la actual violencia criminal contra los académicos iraquíes, contextualizar esta violencia dentro de la dinámica de la ocupación actual de Iraq y trabajar para encontrar soluciones prácticas (más información sobre el seminario: pincha aqui)

Organizado por la Universidad de Gante, el Grupo de Investigación de Oriente Próximo y África del Norte (MENARG) y el  Tribunal BRussells en cooperación con la Asociación Internacinal de Estudios Contemporáneos Iraquíes (IACIS), la organización Vrede, 11.11.11 y la Red Internacional Antiocupación ( IAON) con el apoyo del Consejo Internacional de Estudios para Oriente Próximo  (ICMES) y la Asociación Europea de Estudios de Oriente Próximo (EURAMES) European Association for Middle East Studies

 Bajo la ocupación estadounidense, la clase intelectual y técnica iraquí está sometida a una sistemática campaña de intimidaciones, secuestros, extorsión y asesinatos aleatorios y premeditados. De forma paralela a la destrucción del sistema educativo de Iraq, esta represión ha provocado el desplazamiento forzoso y masivo de las clases medias profesionales de Iraq. Las consecuencias sociales, económicas y políticas de la reconstrucción de Iraq son muy graves.

Ahora, en el octavo año de la ocupación estadounidense cuando se vislumbran algunas señales de su final, el Tribunal BRussells y el Grupo de Investigación MENARG (Middle East and North Africa Research Group) de la Universidad de Gante proponen volver a analizar la situación de la educación superior iraquí y de la vida académica, subrayando su importancia en la reconstrucción del país y en el bienestar de su pueblo.

Esto resulta especialmente urgente debido al devastador impacto de la ocupación en los sectores clave como la educación superior y la investigación

Por todo lo anterior, la tarea urgente del seminario propuesto no es únicamente aportar las razones de la destrucción del sistema educativo iraquí, sino además plantear los medios para reconstruirlo, resaltando tanto  la obligación de las organizaciones internacionales de dar respuesta, y la obligación moral de los educadores del mundo de demostrar su solidaridad con sus compañeros iraquíes.

Sólo los iraquíes pueden reconstruir Iraq: únicamente su competencia, integridad e independencia pueden garantizar la soberanía de Iraq y lograr un futuro pacífico y próspero. Los educadores de Iraq son vitales para este futuro.  

                            ICMES     ceosi
 

DAHR JAMAIL, autor y periodista independienteI: En el Seminario de Gante y junto con el Tribunal  BRussells Tribunal establecerá la base de trabajo sobre la cual se asentarán los casos reales de crímenes de guerra cometidos por el gobierno de Estados Unidos y en Iraq.

                        

¿A quién beneficia la fuga de cerebros iraquíes?

En el curso de su historia Iraq nunca había conocido una fuga de cerebros tan importante como la producida después de la invasión estadounidense en 2003. Esto se ha acelerado sobre todo con los asesinatos selectivos y los secuestros que han tenido como objetivo específico los/as médicos/as y los/as profesores/as universitarios los de todas las disciplinas científicas. Las estadísticas dan una cifra que se acerca a los tres mil (3.000) profesores de Universidad, la mayoría de los cuales están adscritos a Universidades occidentales y se dedican a disciplinas poco frecuentes. Por otra parte, las fuerzas de ocupación y las milicias armadas han eliminado a cerca de trescientos (300) universitarios.

Esta situación ha llevado al cierre de muchos Departamentos científicos  y de las filiales de estudios superiores en las universidades iraquíes, lo que forma parte de la estrategia establecida y seguida por la ocupación desde la invasión con el objetivo de someter a los iraquíes, pero también de destruir Iraq e impedir su reconstrucción.

También es el resultado de la ausencia de normas científicas claras en la contratación de los y las docentes, y de la conducta impuesta por los partidos religiosos que gobiernan el país en favor de sus propios candidatos. Los criterios de contratación basado en un expediente científico confeccionado con títulos, competencia, experiencia y otros criterios han desaparecido por completo.

La falsificación de títulos y de otros documentos científicos se ha convertido en moneda corriente con la multiplicación, por todo el mundo, de universidades que ofrecen enseñanza a distancia y conceden títulos universitarios simplemente pagando los derechos de matrícula. En todo caso, son poco exigentes con las condiciones de matrícula, el expediente previo de los estudiantes y la solidez de sus conocimientos científicos. Gran cantidad de estudiantes de estas universidades son responsables políticos iraquíes, miembros del Parlamento y dirigentes de los partidos en el poder, convencidos de que su paso por estas universidades les da un derecho de acceso a los puestos de mando y a la función pública.

La huida obligada de los y las científicos que al mando de las instituciones de enseñanza antes de la ocupación y su sustitución por personas incompetentes vinculadas a partidos confesionales constituye la razón principal de las graves dificultades que actualmente padece la enseñanza superior en Iraq. Esta cuestión tiene múltiples dimensiones, científica, económica, social y política.

En el plano científico, el hecho de despojar a un país de sus expertos constituye lisa y llanamente una catástrofe para su futuro ya que dificulta su progreso y lo condena al subdesarrollo. En lo económico supone una pérdida incalculable dada la importancia de las inversiones realizadas en la formación de estos expertos, sin contar con el papel político que esta elite habría podido desempeñar. Por último, las universidades iraquíes han perdido su función de crisol social en el que se funden las diversas capas y confesiones de la población, y se han convertido en el terreno privilegiado de la confesionalidad y del sectarismo.

 

BASIM AL JANABI

 

 

 

 

El Dr. Basim al-Janabi es catedrático de Ciencias Políticas  de la Universidad de Bagdad. Obtuvo su doctorado tras la ocupación y casi pierde la defensa de su tesis porque fue detenido. Abandonó   Iraq en 2006 y ahora vive en Amán. Mantiene  estrecho contacto con sus compañeros. Actualmente trabaja en una propuesta sobre formación de profesorado con compañeros de la Facultad de Educación de la Universidad de Bagdad.

En el plano oficial, el gobierno habla regularmente de la necesidad del retorno de estos expertos para que el país se beneficie de su saber y de su experiencia. Se trata de simples anuncios mediáticos sin ninguna concreción porque nunca ha existido un plan cuyo objetivo sea incitar a las personas interesadas a volver al país. Quienes han decidido volver por voluntad propia se han visto enfrentados a la burocracia, al favoritismo, al sectarismo y al poder de los clanes confesionales. No han logrado obtener los puestos que les corresponden por sus especialidades y con frecuencia se han visto obligados a volver a marcharse al extranjero. - Bassem Al-Janabi (traducido del francés por Beatriz Morales Bastos)

Apreciado señor Blair:

Usted no me conoce, ¿por qué tendría que conocerme? O quizás sí debería haberme conocido, junto a otros muchos funcionarios de las Naciones Unidas que se esforzaban en Iraq mientras usted fraguaba su política sobre este país. Leer los detalles de su “viaje” relativos a Iraq, según deja escrito en sus memorias, ha confirmado mis temores. Cuenta usted la historia de un dirigente, no la de un hombre de Estado. Podría, al menos al final, haber dejado las cosas claras, pero, por el contario, repite todos los argumentos que ya hemos oído otras veces: por qué las sanciones tuvieron que ser como fueron; por qué el miedo a Sadam Huseín fue mayor que el miedo a traspasar la línea entre su preocupación por las personas y la política de la fuerza; por qué Iraq terminó como un cubo de basura humana. Y por qué usted optó sumarse al diktat de Bill Clinton en su Iraq Liberation Act, de 1988, y al deseo de George W Bush de ponerla en práctica.

Se presenta usted a sí mismo como un hombre que intentó utilizar la vía de las Naciones Unidas. No estoy muy seguro. ¿Es muy desencaminado afirmar que, si alguna vez tuvo esa intención, fue puramente por razones tácticas y no porque usted quisiera salvaguardar el papel de la ONU de decidir cuándo una acción militar está justificada? La lista de quienes no estuvieron de acuerdo con usted y con la forma en la que su gobierno gestionó los trece años de sanciones y la invasión y ocupación de Iraq es larga, muy larga. Incluye a Unicef y otros organismos de las Naciones Unidas, Care, Caritas, la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, Kofi Annan –el entonces secretario general de la ONU– y Nelson Mandela. Y no olvidemos tampoco los cientos de miles de personas que se manifestaron en protesta en el Reino Unido y en todo el mundo, entre ellos Cambridge Against Sanctions on Iraq (CASI) y la coalición Stop the War.

Nos sugiere que usted y quienes le apoyaron –la “gente de buena voluntad”, como usted los llama– son los propietarios de los hechos. Sus despreciativas observaciones sobre Clare Short, una mujer valiente que dimitió en 2003 de su puesto de ministra de Desarrollo Internacional, dejan claro que la incluye en otra lista. Y pide a aquellos que no estuvieron de acuerdo que hagan una pausa y reflexionen. Yo le pido que haga usted lo mismo. Aquellos de nosotros que vivimos en Iraq experimentamos el dolor y la miseria que causaron sus políticas. Los funcionarios de las Naciones Unidas que estábamos sobre el terreno no fuimos “cautivados” por un régimen dictatorial; fuimos “cautivados” por el reto de enfrentarnos al sufrimiento humano creado por las políticas tremendamente erróneas de dos gobiernos -el suyo y el de Estados Unidos-, y por la falta de valentía de quienes en Oriente Próximo, Europa y en cualquier otro lugar podían haber cambiado el rumbo pero no lo hicieron. Los hechos están de nuestra parte, no de la suya.

He aquí algunos de esos hechos. Si a Hans Blix, entonces jefe de la Comisión de inspección de armamento de las Naciones Unidas, le hubieran concedido los tres meses adicionales que solicitó, vuestros planes se hubieran podido frustrar. Usted y George W. Bush temían que esto sucediera. Si ustedes hubieran respetado la legalidad internacional no habrían permitido, tras la Operación Zorro del Desierto en diciembre de 1998, que sus fuerzas lanzaran ataques desde las dos zonas de exclusión aérea. Llevados a cabo supuestamente para proteger a los kurdos iraquíes del norte y a los iraquíes chiíes del sur, esos ataques aéreos causaron muertes de civiles y destruyeron instalaciones no militares.

HANS VON SPONECK

El Conde Hans-Christof von Sponeck, ex asesor del secretario general de Naciones Unidas, se integró en el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas en 1968 y prestó sus servicios en Ghana, Turquía, Botsuana, Pakistán e India, antes de convertirse en Director de Asuntos Europeos en Ginebra. Fue nombrado Coordinador Humanitario para Iraq en octubre de 1998. El Conde von Sponekc dimitió de su cargo en febrero de 2000 como protesta por la política internacional respecto a Iraq. Enseña en la Universidad de Marburg y colabora en una serie de comités de ONGs en Canadá, Suiza, Suecia, Alemania e Italia. Es autor de Autopsia de Iraq, Ed. De Oriente con la colaboración de la Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Iraq, Madrid, 2007. [A Different Kind of War: The UN Sanctions Regime in Iraq, Berghahn Books, Providence, 2006.]

Sé que los informes que preparamos en Bagdad para documentar el daño que causaron esos ataques aéreos causaron mucho enfado en el ministerio de Asuntos Exteriores británico. En una conversación de pasillo que mantuve durante la conferencia del Partido Laborista de 2004 con Robin Cook, su ex ministro de Exteriores, éste me confirmó que, incluso en su gabinete, se habían producido serias dudas respecto a su punto de vista. La Resolución 688 de las Naciones Unidas se aprobó en 1991 para autorizar al Secretario General –y a nadie más– a salvaguardar los derechos de las personas y ayudar a aliviar sus necesidades. No autorizaba en absoluto las zonas de exclusión aérea. De hecho, el gobierno británico, al votar la Resolución 688, aceptó la obligación de respectar la soberanía y la integridad territorial de Iraq.

Fui un testigo diario de lo que usted y dos gobiernos estadounidenses pergeñaron para Iraq: un régimen de sanciones cruel e inflexible que castigaba a gente inocente. Sus funcionarios deberían haberle dicho que sus políticas se convirtieron en unos escasos 51 céntimos de dólar para financiar la vida diaria de una persona en Iraq. Usted mismo reconoce que el 60 por ciento de los iraquíes era totalmente dependiente de los bienes a los que se permitía la entrada en el país bajo el régimen de sanciones; sin embargo, no hace referencia en su libro a cómo los gobiernos británico y estadounidense bloquearon y retrasaron la entrada de grandes cantidades de productos necesarios para la supervivencia. A mediados de 2002, se impidió la entrada de productos por valor de más de 5.000 millones de dólares. Ningún otro país de los que formaban parte del Comité de sanciones a Iraq del Consejo de Seguridad de la ONU les apoyó en esta medida. Los archivos de las Naciones Unidas están llenos de pruebas de ello. He visto el sistema educativo, que antes era el orgullo de Iraq, completamente destruido, y la situación del sistema sanitario era igualmente desesperada. En 1999, no había más que un aparato de rayos X en todo el país que funcionara. Enfermedades que estaban completamente erradicadas volvieron a aparecer.

 

Se niega a reconocer que usted y sus políticas tuvieran algo que ver con esta crisis humanitaria. Incluso asegura que la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años en Iraq, entonces entre las más altas del mundo, era responsabilidad exclusiva del gobierno iraquí. Le ruego que lea los informes del Unicef al respecto, así como los que Carol Bellamy, la estadounidense directora ejecutiva del Unicef en esa época, presentó ante el Consejo de Seguridad. Ninguno de los funcionarios de la ONU implicados en la crisis apoyará su afirmación de que Iraq “era libre de comprar tantos alimentos y medicinas” como el gobierno permitiera. Ojala que hubiera sido así. En julio de este año, durante la investigación iniciada por el gobierno británico y presidida por sir John Chilcot, un respetable diplomático que representaba al Reino Unido en el Comité de sanciones del Consejo de Seguridad mientras yo estaba en Bagdad declaró: “Los responsables y los ministros británicos eran plenamente conscientes de los efectos negativos de las sanciones, pero prefirieron culpar de ellos a la incapacidad del régimen de Sadam para implementar el programa de petróleo por alimentos”.

Nadie en su sano juicio defendería el historial de Sadam Huseín en materia de Derechos Humanos. Sus críticas palabras a este respecto están justificadas, pero usted sólo ofrece una parte de esta truculenta historia. Cita algunas descalificaciones de Max van der Stoel, ex ministro holandés de Asuntos Exteriores que fue relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos en Iraq durante el tiempo en el que yo presté servicio en Bagdad. Pero, omite usted oportunamente tres datos pertinentes: van der Stoel no había estado en Iraq desde 1991 y se basaba en informaciones de segunda mano; su mandato de la ONU se limitaba a evaluar la situación relativa a los Derechos Humanos del gobierno iraquí y, por lo tanto, quedaban excluidas las violaciones debidas a otras razones como las sanciones económicas; y, en tercer lugar, su sucesor Andreas Mavrommatis, ex ministro de Asuntos Exteriores de Chipre, reconoció rápidamente el tendencioso mandato de las Naciones Unidas y amplió el alcance de su estudio para incluir las sanciones como un asunto fundamental relacionado con los Derechos Humanos. Se trata de una corrección muy importante.

En su libro no menciona usted a Celso Amorim, ministro brasileño de Asuntos Exteriores, que en los años de las sanciones a Iraq fue representante permanente de su país ante la ONU. ¿Se debe esto a que fue uno de los diplomáticos capaces de traspasar el muro de la desinformación y de buscar la verdad sobra las deplorables condiciones humanitarias en el Iraq de finales de la década de 1990? Amorim utilizó la oportunidad que le brindaba la presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para pedir un análisis de la situación humanitaria. Su conclusión fue inequívoca: “Aunque no se puede culpar de todo el sufrimiento de Iraq a factores externos, especialmente a las sanciones, el pueblo iraquí no estaría sufriendo las actuales privaciones sin las prolongadas medidas impuestas por el Consejo de Seguridad y los efectos de la guerra.”

Hamsy Agam, representante de Malasia ante la ONU, observó con sarcasmo: “Qué irónico resulta que la misma política destinada a quitar a Iraq sus armas de destrucción masiva sea en sí misma un arma de destrucción masiva”.

El Secretario General de la ONU hizo también observaciones muy críticas sobre la situación humanitaria en Iraq. Cuando expresé mis propias preocupaciones en un artículo periodístico, Peter Hain, ministro de gobierno británico, repitió lo que el mundo estaba acostumbrado a escuchar desde Londres y Washington: todo es culpa de Sadam. Hain fue un leal aliado suyo. Él y otros miembros de su gobierno me tacharon de subjetivo, de extralimitarme en mis funciones, de no ceñirme a mis tareas, etc. En palabras de James Rubin, entonces portavoz del Departamento de Estado estadounidense: “¡A ese tipo de Bagdad se le paga para que trabaje, no para que hable!

A Denis Halliday, mi antecesor en Bagdad, y a mí nos prohibieron repetidamente testificar ante el Consejo de Seguridad de la ONU. En una ocasión, los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido, en una carta conjunta dirigida al Secretario General insistieron en que nosotros no teníamos suficiente experiencia respecto a las sanciones y que por lo tanto, no podríamos aportar mucho al debate. Le atemorizaban los hechos.

Vivimos una época peligrosa que usted ha contribuido a dar forma. La arquitectura de la seguridad internacional está gravemente debilitada, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es incapaz de resolver las crisis de forma pacífica y hay una tremenda doble moral en el debate respecto a la dirección que lleva nuestro mundo. Un ex primer ministro británico –“gran protagonista, líder mundial, no sólo dirigente nacional” como usted se describe a sí mismo en su libro– debería tener poco tiempo para hacer publicidad de su “viaje” en un tour promocional en Estados Unidos. Pero usted no lo consideró así. Vi ese espectáculo, y no cabe duda de que fue llamativo. Vi que se sentía claramente incómodo. Nada de lo que usted y Bush, su compañero de armas, habían planeado para Iraq se había cumplido, con la única excepción del derrocamiento de Sadam Husein. Y en ese punto, usted optó por señalar a Irán como el nuevo peligro.

Le guste o no, la legalidad de su “viaje” a Iraq, orientado por una brújula hecha a medida, incluye el sacrificio de las Naciones Unidas y de las negociaciones en el altar de una interesada alianza con el gobierno de Bush. En su libro, admite que “se cometieron algunos errores, aquí y allá”. En un punto, asegura: “Los servicios de inteligencia se equivocaron y deberíamos haber pedido disculpas por ello; yo lo he hecho.” Uno de los puntos esenciales de su argumentación para invadir Iraq lo trata casi como una nota a pie de página. Su rechazo a enfrentarse a los hechos en su totalidad es la razón por la cual la “gente de buena voluntad” sigue tan consternada y continúa exigiendo responsabilidades.

 Hans von Sponeck (traducido para Rebelión y Tlaxcala por Paloma Valverde y revisado por S. Seguí)


 

Destruir el Estado

Pese a toda la desinformación y las rotundas mentiras del gobierno de Bush, aquel titular infame que rezaba "misión cumplida" contenía una terrible verdad: la invasión de Iraq encabezada por Estados Unidos se llevó a cabo con el fin de destruir el Estado iraquí; y el Estado iraquí (junto con tantas otras cosas) fue en realidad destruido. Tras la invasión se saquearon los museos, se quemaron las bibliotecas y se asesinó a los académicos; todo ello formaba parte del proceso de minar las bases culturales del moderno Estado iraquí, todo ello formaba parte de una política deliberada de “destruir el Estado”. Misión cumplida.  Se destruyó Iraq a costa de cientos de miles de vidas perdidas, del desplazamiento de millones de personas y de la destrucción de uno de los grandes centros culturales del mundo.

Con toda seguridad, los historiadores que escriben la historia de nuestro tiempo calificarán la destrucción de Iraq por parte de Estados Unidos como uno de los grandes crímenes de principios del siglo XXI. Sin embargo, resulta desconcertante que todavía no se hayan inventariado las dimensiones totales de las devastadoras consecuencias de la criminal invasión y ocupación. 

 ¿Por qué ha sido tan difícil ponerse de acuerdo acerca de las consecuencias de la calculada destrucción de Iraq?  Cuando la mente está adormecida es importante entender por qué. Quisiera sugerir cuatro explicaciones:

Primera, la retórica occidental de la guerra contra el terrorismo, mediante la racionalización de la depredación causada por el Imperio, empuja la voluntad pública hacia la ignorancia: protégenos de quienes hacen el mal, pero no nos digas lo que ocurre  allí, en lugares extraños.

Segunda, la pura magnitud de la miseria humana impuesta deliberadamente, el alcance de la destrucción cultural y la terrible escalada de asesinatos hacen que lo que ha ocurrido en Iraq sea literalmente inimaginable. 

Tercera, a pesar de nuestra conciencia del siglo XXI, de la famosa identificación de Hannah Arendt de “la banalidad del mal”, resulta casi imposible concebir la planificación y ejecución de semejante destrucción y asesinatos de otra manera que no sea una colosal conspiración (Irán, escuadrones de la muerte sectarios, la CIA, el Mossad) antes que un objetivo de política exterior declarado y abiertamente perseguido.

Cuarta, la intoxicación de la corriente dominante de las Ciencias Sociales occidentales con sus ilusiones de desarrollo y liberación del Imperio ha hecho que una investigación sistemática científica social de un crimen internacional de esta magnitud (la destrucción calculada de un Estado en marcha y la degradación de sus cimientos culturales y humanos) sea imposible. 

Hay algo atroz en la destrucción a una escala tan monstruosa, algo que es sencillamente demasiado doloroso para ponerse a discutir sobre los métodos para calcular el número de inocentes masacrados cuando las cifras casi inmediatamente nos llevan a cientos de miles de seres humanos asesinados.  La mente se cierra, o parece que lo hace. Ésta debe de ser una de las bendiciones de Dios, pero es una contra la que hay que resistirse. - Raymond Baker (Traducido del inglés por Beatriz Morales Bastos)

Raymond William Baker

Professor of International Politics at Trinity College USA and American University Cairo, past president of the International Association of Middle Eastern Studies, governing board member of the World Congress of Middle East Studies. Founding member of International Association of Contemporary Iraqi Studies USA / Egypt

apoyo al seminario

Apreciamos enormemente la contribución a los gastos generales del seminario. Una donación de sólo 50€ puede ser una ayuda muy grande

Para colaborar con los gastos de organización y queréis realizar vuestra donación a través de paypal pinchad aq Referencia; “Apoyo al seminario”. Si lo prefieres, puedes hacer una transferencia a la C/C del Tribunal BRussells que se indica a continuación: 132-5251479-37 (IBAN: BE35 1325 2514 7937 - BIC: BNAGBEBB)

apoya a un academico Iraquí  
 

Hemos invitado a académicos iraquíes, que viven tanto en Iraq como en el exilio, a que participen en el seminario, y hemos de financiar sus gastos de transporte y alojamiento en Bélgica. Tu organización puede apoyar su participación mediante una transferencia bancaria de un mínimo de 250 € a la C/C del Tribunal BRussells que se indica a continuación: 132-5251479-37 (IBAN: BE35 1325 2514 7937 - BIC: BNAGBEBB). Referencia: “Patrocinar a un académico iraquí”.  También podéis hacerlo a través de paypal pinchando aquí utilizando la misma referencia

 

¿TU ORGANIZACIÓN APOYA ESTE SEMINARIO?

Envíanos un e-mail:

Nosotros, nombre de tu organización, apoyamos el seminario.

describe brevemente tu organización: máximo cinco palabras.

website address (URL) de tu organnización.

Añade: logo de tu organización (preferiblemente en formato JPG or TIF)

COMITÉ CIENTÍFICO SEMINARIO DE GANTE

RUDDY DOOM, Catedrático de la Universidad de Gante

PATRICK DEBOOSERE, Catedrático de la Universidad de Bruselas

SAAD JAWAD, Catedrático y presidente de la Asociación de Profesores Iraquíes

FRANCOIS HOUTART, ex asesor del Presidente de la Asamblea general de Naciones Unidas

SOUAD AL-AZZAWI, ex catedrática de la Universidad de Bagdad

TAREQ ISMAEL, Catedrático de la Universidad de Calgari

DENIS HALLIDAY, ex Coordinador Humanitario de Naciones Unidas para Iraq

ZUHAIR AL SHARUK, ex Rector de la Universidad de Mosul

IMAD JADURI, ex miembro de la Comisión Iraquí de la Energía Atómica

OMAR K.H.AL-KUBAISSI, Director del Departamento de Postgrados del Hospital Ibn al-Bitar de Bagdad

JEAN BRICMONT, Catedrático de la Universidad de Lovaina

CYNTHIA MCKINNEY, ex miembro de Congreso de Estados Unidos

MOHAMMED AREF, ex asesor de la Fundación Árabe de Ciencia y Tecnología

HANS-CHRISTOF VON SPONECK,  ex Coordinador Humanitario de Naciones Unidas para Iraq


                                                                                                                                                                       

EN APOYO DEL SEMINARIO DE GANTE SOBRE ACADÉMICOS IRAQUÍES

La Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Iraq (CEOSI) quiere expresar su máximo apoyo al Seminario de Gante por las razones que se exponen a continuación:

- El Tribunal BRussells  lidera esta iniciativa de forma muy valiente en un momento en el que la tendencia general en los medios de comunicación y entre los políticos es intentar convencer a la sociedad en general de que la situación en Iraq mejora. Nada puede estar más lejos de la realidad. No sólo las milicias continúan asesinando a los académicos iraquíes sino que además el sistema educativo se ha derrumbado y las Universidades forman parte de los ámbitos de poder que han sido repartidos sectariamente entre los socios de la ocupación.

- Este seminario es la continuación del trabajo que la CEOSI, junto con el Tribunal BRussells  y la Red Internacional contra la Ocupación (IAON) inició en 2006 con el Seminario Internacional de Madrid sobre el asesinato de docentes y personal sanitario, que supuso la primera condena pública de esta situación. Este seminario concluyó con la Resolución de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas Resolución de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE). Desde entonces hemos seguido investigando y condenando cada uno de los asesinatos de académicos iraquíes de los que hemos tenido conocimiento. Ahora, en Gante, tenemos la oportunidad de trabajar juntos para desarrollar nuevas acciones y analizar en profundidad la situación actual así como las soluciones prácticas que se pueden poner en marcha.

-El Seminario de Gante debe servir para desvelar la verdad sobre la llamada realiazada por el ministro de  Educación superior, que de forma inmoral e irresponsible ha realizado A un llamamiento a los académicos iraquíes en el exilio para que regresen a Iraq cuando el resultado de su regreso es su muerte, como hemos visto en los dos últimos ejemplos de asesinatos. La triste realidad es que los asesinos de los académicos iraquíes disfrutan aún de una total impunidad y, al mismo tiempo, de acuerdo con nuestra información, las milicias sectarias ostentan el control de las Universidades iraquíes.

La CEOSI además quiere animar a otras organizaciones a trabajar unidos para salvar la vida de los académicos iraquíes, cuya vida está en grave peligro, así como para apoyar la reconstrucción del sistema educativo iraquí sobre una base no sectaria teniendo en cuenta que:

CON EL APOYA DE

ICMES, The international Council for Middle East Studies

EURAMES, European Association For Middle Eastern Studies

CEOSI,  Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Iraq

WAR IS A CRIME

PERDANA GLOBAL PEACE ORGANISATION

IRAQI CONTEMPORARY STUDIES AWARDS

INTAL, International action for liberation

FÖRENINGEN IRAK SOLIDARITET

KLFCW, Kuala Lumpur Foundation to Criminalise War

EL TALLER INTERNATIONAL

 - Pensar que la situación en Iraq ha mejorado es una trampa  mortal, de ahí la importancia de esta valiente iniciativa.

 - Para ayudar al sistema académico es esencial en primer lugar analizar en profundidad la situación actual de la Educación Superior iraquí, tal y como estableció la UNESCO en su documento 185 EX/35 de 30 de agosto de 2010.

 -La CEOSI considera que el Seminario de Gante es una gran oportunidad para compartir campañas y proyectos para trabajar juntos. Nosotros presentaremos nuestros últimos trabajos: la realización de un dossier en colaboración con la Universidad de Sussex para crear la base para un informe sobre la situación actual de la Educación Superior en Iraq. Además, hemos creado un nuevo blog (http://iraqiacademicsunderattack.wordpress.com/), un lugar de encuentro abierto para contactar y discutir sobre la situación de los académicos iraquíes con todas las organizaciones implicadas en este trabajo.

Por todas estas razones apoyamos sin reservas esta iniciativa de importancia capital para exponer la situación académica real de Iraq.


¿Quieres registrarte para asistir al Seminario? ¿Apoyas el Seminario?

                                      Información práctica del seminario. Por favor lee esto                

SOLICITUD URGENTE: Para estar seguro de que usted recibe nuestro próximo boletín, por favor, pinche aquí para suscribirse. Puede indicar en qué idioma desea recibir el boletín.  Muchas gracias por su interés y solidaridad. Eres un nuevo lector, elige: SUBSCRIBE. Para ajustar los datos:  elige YOUR ACCOUNT

 
ON THE WESBITE                                 PARTITION BY CENSUS - statement of The BRussells Tribunal October 8 2010

                                                               WIKILEAKS IRAQ WAR LOGS: LEGAL ACTION IS UNAVOIDABLE